Su perro ladra sin parar para advertirle de otro peludo con mirada triste, atado y traumatizado

El abandono animal es uno de los actos de mayor cobardía que perpetra el ser humano día a día. Pero a pesar de los enormes esfuerzos de activistas y animalistas para que sean castigados con la dureza de la ley, tristemente seguimos siendo testigos de cuánto sufren esas almitas.

Enlaces patrocinados

Un día tuvieron una familia, y hoy deambulan a la deriva en la soledad y el desamparo.

La semana pasada, un cazador de Luçon, en Vendée, Francia, iba de regreso con sus tres perros, como todos los domingos, por una zona boscosa. De pronto, pudo darse cuenta que uno de sus peludos actuó totalmente fuera de lo normal.

Quería advertirle de algo de vida o muerte.

«Regresé de la caza por un camino que no tomo a menudo», recordó el hombre. Cuando su perro ladró de una forma muy inusual, supo que debía detenerse de inmediato.

«Cuando hace eso, hay algo», dijo el cazador.

Y verdaderamente, el astuto perrito no se equivocaba. Poco más allá, en medio de la nada, en pleno bosque, estaba un pobre perro, atado a un árbol con una cadena de hierro. 

Enlaces patrocinados

Su mirada imploraba clemencia

“Estaba delgado, tenía un cuenco pero estaba vacío, y le tenía miedo a Isia, Isis y Flipper, mis tres perros. Estaba temblando, se notaba que estaba asustado. Pero no se movía, era muy agradable, no agresivo», dijo Fréderic, el cazador.

El perro había estado visiblemente atado al árbol durante varios días, y estaba muy asustado, por lo que ofrecerle ayuda no fue una tarea sencilla.

El cazador se dio cuenta de que el hecho de que ni siquiera se dejara tocar, significaba que había sido víctima de repetidos abusos en manos de sus dueños anteriores.

Enlaces patrocinados

¡Pobre, pequeño! Se nos arruga el corazón sólo de pensar lo que tuvo que sufrir en el pasado y lo que vivió todos esos días atado, sin comida, sin agua, como si de un criminal se tratara. Sus ojitos revelaban que él ya había perdonado, pero su miedo era mucho más fuerte.

Fue entonces cuando el hombre, sin saber cómo más ayudarlo -porque acercarse era imposible-, acudió al Ayuntamiento. Personal especializado se trasladó al bosque y se llevaron al animalito a la perrera municipal, donde seguramente le esperaría la eutanasia. Pero afortunadamente, todo cambió cuando voluntarios de la organización animal SPA acudieron en su rescate.

“Pero a la persona que hizo eso, no le gustan los animales”, se lamentó Frédéric. “No le hacemos eso a un perro, simplemente no sucede».

Ahora el perro se encuentra en las instalaciones de SPA, donde lo están alimentando, para que recupere su peso y se hidrate.

Lamentablemente, su salvador no pudo hacerse cargo del perrito, puesto que ya tenía tres. Pero esperamos que con suerte, conseguirá un hogar donde lo amen de verdad, y que se encarguen de borrar con dedicación y paciencia, todos sus miedos del pasado.

Enlaces patrocinados

Es momento de recordar al mundo de la grave responsabilidad que supone la tenencia de una mascota. Es mucho más que incluirlos en la fotito navideña, o decir a los amigos que tenemos perro. Se trata de un vínculo especial que se crea cuando le miramos a los ojos y le prometemos que a nuestro lado todo cambiará, que ya no volverá a las calles, y sobre todo que nunca romperemos su corazón.

Comparte el triste caso de este perrito que tuvo la pésima suerte de tener los peores dueños, nos nos olvidemos que ellos sienten, y recuerdan TODO.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!