Sus dueños estaban a punto de tirarlo en la calle pero esta estación de servicio decidió actuar

La vida de un perrito sin hogar, ahora bautizado como Stopa, cambió para siempre el 3 de febrero, después de que los empleados de una estación de servicio quedaran encantados con su espíritu travieso y decidieran brindarle una nueva familia.

Los antiguos dueños de Stopa no querían conservarlo y estaban listos para dejarlo en la calle en caso de no encontrarle pronto un hogar. Ante la apretada situación el grupo de trabajadores de una estación de servicio en Sinop, a 503 km de Cuiabá (Brasil), decidió actuar. 

Estas personas de buen corazón no sólo se han encargado de alimentarlo, sino que le han dado una insignia y su propio uniforme como empleado del lugar

Ahora Stopa es acurrucado en la estación de servicio para darles la bienvenida a todos los clientes. Aunque el peludito es algo tímido, sabe muy bien cómo ganarse el cariño de todo el que se acerca a la estación.

Son muchos los que visitan el lugar no sólo para abastecerse de combustible y otros productos, sino para tomarse algunas fotografías con el tierno perrito café con uniforme. Stopa ya se ha vuelto una sensación en la comunidad y las redes sociales.

La idea de adoptarlo surgió de parte de una de las empleadas del lugar que se destaca como voluntaria en la Asociación de Protección Animal de la Municipalidad de Sinop (Apams).

Al conocer la historia, la dama decidió plantearle la posibilidad de la adopción a sus jefes y estos estuvieron de acuerdo. De hecho, en una publicación el gerente explicó que la llegada del perrito a hecho el ambiente más ameno.

“Todos se enamoran del animal. Es súper gentil y cariñoso. Haz la alegría aquí. El uniforme lo identifica y genera curiosidad por los visitantes”, explicó Daniel Trindade.

Stopa ha sido bien acogido por todos en el lugar y eso se nota no sólo por el cariño que le demuestran, sino porque apenas llegó a la estación entre todos se encargaron de hacerle un chequeo veterinario.

El pequeñin es tan colaborador que incluso se suma a ayudar con la administración del lugar ¡Bravo, Stopa!

Los médicos informaron que este pequeño goza de buena salud, así que su vida no se ve para nada comprometida al vivir en la estación ya que no necesita ningún tipo de cuidado especial. Stopa sólo necesita ser alimentado y criado con mucho amor.

De igual forma, a través de las redes sociales se informó que Apams se encargará de hacer un seguimiento riguroso del peludito durante los siguientes meses para asegurarse de que todo marche de forma adecuada.

Son muchos los animalitos que esperan por una familia y Stopa la ha encontrado en el lugar menos pensado.

Ahora el can cuenta con compañía, alimento y una cómoda cama especialmente para él. De hecho, los empleados lo dejan ir a las áreas verdes del lugar en los momentos del día en que hay poco tráfico.

Nos contenta mucho que Stopa no haya ido a parar a la calle. Comparte su historia y enséñales a todos como podemos ayudar con un poco de amor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!