Tan diminuto que sólo era pelusa, pero les demostró que sólo necesitaba amor para crecer

Una camada de gatitos fue encontrada en las calles de Montreal. La mayoría de los hermanitos estaban en buenas condiciones de salud a pesar de haber quedado huérfanos, excepto por uno que era considerablemente más pequeño que el resto.

Los huerfanitos fueron recibidos en un refugio local donde el personal pudo cuidar a los gatitos más grandes para que recuperaran la salud. El más chiquitito, al que llamaron Bambie, continuó luchando, pero no estaba creciendo.

La salud del más pequeño de los hermanitos, preocupaba considerablemente a los rescatistas

Para garantizar su supervivencia, el refugio comenzó a buscar un rescate que pudiera proporcionar atención especializada. Chatons Orphelins Montréal aceptó el reto de prestarle un poco de ayuda extra a Bambie.

El gatito era muy pequeño. Se podría decir que era una verdadera bolita de pelos, pero no mucho más de eso. Bambie estaba feliz de ser atendida y seguía ronroneando mientras el veterinario la examinaba atentamente.

La hermosa evolución de Bambie está narrada en este video

Ella recuperó la fuerza suficiente para comer y comenzó a aumentar de peso. Sin embargo, su desarrollo se retrasó y su cuerpo era muy pequeño en proporción a su cabeza.

Comenzaron a tratar sus muchos problemas gastrointestinales, pero ella sería sin lugar a dudas un caso desafiante.

Aquí puedes ver cuán pequeñita es esta hermosa gatita

Justo cuando comenzó a sentirse mejor, su salud repentinamente volvió a bajar, preocupando a todos los que estaban involucrados en su caso. Bambie nunca se rindió y todos a su alrededor estaban dispuestos a luchar junto a ella.

El veterinario le dio antibióticos y atención complementaria. Tuvo una muy buena respuesta al tratamiento y finalmente comenzó a sentirse mejor. Los cuidadores de Bambie tenían esperanzas en ella y en su recuperación.

A las 6 semanas de edad, tenía el tamaño de un gatito de 3 semanas. A pesar de ser pequeña en estatura, se comportó como una cría de su edad, corriendo y explorando todos los rincones.

Una vez que su salud comenzó a mejorar, se convirtió en un gatito diferente. Una semana después de su tratamiento, casi duplicó su peso y no pudo dejar aprovechar su nueva energía para jugar. La gatita finalmente está creciendo y engordando constantemente.

Sus progresos fueron inminentes

Bambie era un pequeño gatito de bolsillo cuando la sacaron del refugio. Con una segunda oportunidad en la vida, se recuperó por completo, superando una meta tras otra.

Puede que se quede pequeña para siempre, pero está comiendo muy bien y trabajando duro para alcanzar el tamaño de otros gatitos.

Bambie ha dado un gran cambio y sigue luchando para recuperar el tiempo perdido

Si la historia de esta pequeña gigante te conmovió, ya sabes que puedes compartirla con todos tus amigos en las redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!