Tardó un año en ganarse la confianza de un gatito sin hogar pero jamás se rindió hasta adoptarlo

Lex es un hombre de Michigan que nunca se vio a sí mismo como un amante de los gatos. Sin embargo, antes de darse cuenta pasó meses y meses tratando de ganar la confianza de un lindo gatito de color naranja que solía pasearse por el patio. Todo comenzó cuando Lex se mudó a nueva casa.

“No sabía nada de gatos pero sabía que él necesitaba ayuda”.

Alguien del vecindario le advirtió que había varios animales sin hogar por la zona pero que todo el mundo simplemente los ignoraba. El pensó que haría lo mismo pero cuando conoció a este felino no pudo evitar sentir que quería ayudarlo.

“No estaba consiguiendo suficiente comida en las calles. Necesitaba ayuda”.

El pequeño gato se paseaba por su patio constantemente. Todo parecía en orden pero cuando Lex le dio un vistazo, se dio cuenta de que estaba muy delgado. Intentó acercarse a él para darle comida.

La primera vez que entró a la casa fue en busca de unas deliciosas galletas para gatos que le ofreció Lex.

Sin embargo, el pobre estaba tan afectado por la difícil vida en las calles que realmente no confiaba en nadie. Adoraba buscar alimentos por allí, pero si alguien se acercaba desaparecía en cuestión de segundos. Lex decidió que de todas formas lo ayudaría.

“Al ver que lo observaba desde el otro lado del vidrio, dejaba de comer para alejarse de allí”.

Comenzó a dejar un poco de atún en el patio y un plato con agua fresca. El gatito siempre comió y después de un par de semanas comprendió que siempre podría encontrar deliciosa comida en la casa de Lex. Desde allí, decidió llamarlo Cinnabon y comenzó a investigar qué sería lo mejor para el tierno gatito.

“Me cambió como persona. Es hermoso cuidar de alguien más. Este gato me eligió a mí”.

Construyó una hermosa casa para él y se aseguró de darle mantitas y comida saludable. No fue un trabajo sencillo. Los meses pasaban y el pobre seguía sintiéndose verdaderamente aterrado cada vez que veía a Lex.

“Cuando comenzó a dormir en la casita supe que nuestra relación había cambiado. Fue como si se convirtiera en parte de la familia”.

Después de un año, el gato finalmente comprendió que estaba a salvo con él. Cinnabon se atrevió a entrar en la casa y ahora no hay nada que adore más que recibir mimos y cariños.

“Todavía le encanta estar afuera y pasear pero siempre vuelve a casa”.

Le costó mucho dejar de ser un gatito de la calle pero tuvo la suerte de encontrarse con alguien que haría todo lo necesario por ganarse su confianza. Los años sin comida y sin un techo para dormir han quedado en el pasado.

No te vayas sin compartir esta conmovedora historia. Lex nunca se rindió hasta salvar la vida de este hermoso gatito.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!