Tatúa la piel de su gato sometiéndolo a un gran sufrimiento y ahora quiere recuperarlo

Kara Fight es un conocido bloguero. A través de sus redes sociales, el joven ha dado a conocer su peculiar estilo de vida en donde se jacta no sólo de que él tiene una gran cantidad de tatuajes sino que también los ha hecho en su gato esfinge. Este tipo de gatitos es son muy llamativos porque no tienen pelaje.

Su piel está cubierta de un vello tan fino que es prácticamente imposible de saber que está allí, incluso al tocarlo.

Kara vive en Rusia y tiene 35 años.

Si alguien le da un vistazo a este pequeño gatito no sólo se va a sorprender por el hecho de que sea un gato esfinge. El gatito tiene una serie de tatuajes a lo largo de cara, su pecho y su lomo.

Se trata de imágenes relacionadas al mundo de las bandas criminales y Kara se muestra más que orgulloso del peculiar aspecto que ha dado a su mascota.

“Para un gato este procedimiento es doloroso. Puede ser igual que una quemadura”.

Ahora, el bloguero ha acudido a las redes para pedir ayuda. Bes se escapó inesperadamente a través de una ventana abierta en su auto. Se encontraban visitando Pervomaisky y en una zona boscosa el gatito saltó huyendo lejos de su dueño.

El gato de Kara se llama Bes, que significa Demonio.

Era de noche, así que fue aunque se detuvo para llamarlo, le resultó imposible encontrarlo. Kara asegura que algo así nunca había sucedido y se encuentra dispuesto a recorrer todo el lugar para poder dar con el paradero de su mascota.

“Saltó de la ventana y despareció en medio de la maleza y la oscuridad. Lo busqué por todos lados”.

La principal preocupación de Kara es que el gatito puede estar sufriendo un terrible peligro en un bosque donde hay osos, sables y linces.

Sin embargo, usuarios de todo el mundo se encuentran mucho más preocupados por el enorme daño que ha infligido a  Bes con su afición por los tatuajes. Elizaveta Skorynina, una defensora de los derechos de los animales asegura que las acciones del influencer significan terribles tratos para el inocente gato.

“Un animal no puede elegir si desea someterse al dolor. Es sólo el deseo de su dueño. Es imposible saber si el umbral de dolor del gato le permite sobrellevar esto”.

Levantamos la voz en contra del terrible trato que Kara ha dado a su gato. Se trata de un ser vivo que merece no ser utilizado para presumir de tatuajes que sólo le producen daño.

Esperamos que Bes pueda aparecer con vida y se tomen las medidas para que consiga un hogar en el que sí respeten sus derechos. Comparte esta noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!