Ternerito rescatado de un triste destino es criado junto a 3 perros y cree que es uno de ellos

En muchos sentidos, Goliat y sus tres hermanos son muy parecidos. Todos son tiernos, adorables y tienen el privilegio de ser profundamente amados por todos los miembros de su familia.

Pero hay una cosa en particular que distingue a Goliat del resto de las mascotas de su familia, sus hermanos son todos perros y él es algo muy singular: un amoroso ternerito.

Goliat nació en una granja lechera y estaba destinado a ser sacrificado cuando Shaylee Hubbs y su familia intervinieron y rescataron al pobre ternero y lo llevaron a su rancho en Danville, California.

Goliat, al igual que los perros de la familia Hubbs, tiene la oportunidad de vivir la vida que merece, aunque se crea un perrito

Allí, Goliat pronto se hizo amigo de los tres perros amigables de la familia. De hecho, se unió tanto con sus nuevos hermanos que comenzó a creer que él también era un gran cachorro. Shaylee se encuentra bastante segura de que Goliat se cree un perro más.

Fue criado con las mascotas de la casa y juega y se relaciona con ellos todos los días. Se persiguen y juegan juntos, Goliat mira cómo comen la comida de perros y beben agua de sus cuencos y los imita… ¡incluso se acuesta en sus camas para perros!

Por si todo esto fuese poco, a Goliat también le encantan que le acaricien en el cuello y ni hablar de ser rascado detrás de las orejas… ¡Es el ternero más perruno que podrás conocer a lo largo de tu vida!

Por si todo esto fuese poco, Goliat ha recogido algunos consejos y trucos de sus hermanos perrunos.

Aunque el ternero está destinado a permanecer fuera de la casa, la familia llegó a casa un día y se llevaron una gran sorpresa al encontrar a Goliat felizmente pasando el rato echado sobre el sofá.

Shaylee publicó una foto en su Twitter con Goliat acurrucada en el sofá de la familia. Goliat, después de ver a su hermano mayor y su mejor amigo, el gran danés Leonidas, relajarse en el sofá, pensó que él también podía hacer lo mismo y… ¿adivina? ¡Le pareció la cosa más cómoda del mundo!

Afortunadamente para Goliat, nadie puede resistirse a su linda cara y sus travesuras siempre son recibidas con humor y compasión: Si entra a la casa, Shaylee lo deja relajarse un par de minutos.

Goliat realmente está viviendo la buena vida ahora. Cuando se mudó al rancho por primera vez, era tan pequeño y débil que no podía caminar y la familia podía levantarlo fácilmente, pero ahora, está prosperando y disfrutando de la vida en el rancho, no solo con sus tres hermanos sino con todos los demás animales.

Tal y como lo hacen sus hermanos, a Goliat no le importa disfrutar de una buena siesta en el sofá

Si te sorprende la maravillosa historia de este adorable ternerito, no dudes en compartirla con otros en las redes sociales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!