Tímido minino que se refugió en una pila de leña encuentra el coraje gracias a un gatito tuerto

Here Kitty Kitty Rescue es un grupo de rescate con sede en Indiana. Sus voluntarios fueron contactados debido a un caso que involucraba a un par de gatitos huérfanos. Lo que les había ocurrido a estos pequeños fue realmente desgarrador.

Su madre era una gata salvaje. Ella los estaba trasladando de un lado a otro de la calle cuando de pronto, fue atropellada por un automóvil. La gata perdió la vida de forma instantánea, dejando a sus gatitos solos. Por suerte, dos de los pequeños fueron hallados por un buen hombre que pidió ayuda al rescate.

El pequeño Poppy se negaba a recibir ayuda por el terror que sentía por los humanos

Cuando llegaron los voluntarios, el tímido (al que luego llamaron Poppy) estaba escondido en una pila de leña y se negó a salir. Estaba completamente aterrado con la presencia de la gente y tenía mucho miedo.

Una vez que Poppy fue llevado a su hogar de acogida, se escondió de inmediato y hacía todo lo posible por no estar cerca de nadie. Casi al mismo tiempo, otro gatito llegó al rescate con antecedentes parecidos a los del pequeño y temeroso Poppy.

Phoebe y su hermano perdieron a su madre de la misma forma en la que la había perdido Poppy, por eso fueron llevados al rescate para tener la oportunidad de una vida mejor. Estaba en mal estado y tenía un ojo gravemente infectado, por lo que fue necesario someterlo a una cirugía.

Phoebe se recuperó rápidamente después de la operación y se unió a otros gatitos en su hogar de acogida. Fue entonces cuando notó a Poppy, el tímido atigrado que se escondía, tratando de hacerse invisible para todos.

Phoebe llegó al hogar de acogida para cambiar la vida de Poppy

Phoebe se acercó a Poppy primero, para ver qué estaba haciendo y por qué se escondía. A partir de ese momento, la curiosidad de la nueva gatita por el otro, fue recurrente.

Ella seguía volviendo para ver al tímido atigrado, como si estuviera tratando de animarlo a jugar. Poppy finalmente reunió suficiente coraje y se aventuró a encontrar a su nueva amiga.

Confió en Phoebe de inmediato y comenzó a ver cómo ella interactuaba con los humanos. Pronto estaban corriendo por toda la casa de su madre adoptiva, a quien el temeroso Poppy comenzó a aceptar poco a poco.

Poppy ha salido de su caparazón con la ayuda de Phoebe. Todavía no le gusta que lo agarren, pero ha aprendido a confiar. Está completamente contenta durmiendo toda la tarde en una camita muy cómoda y cálida.

Poppy depende de Phoebe y tendría mucho miedo sin ella. Todavía es sumamente arisca con los humanos, por lo que le cuesta mucho trabajo confiar en los desconocidos. A pesar de que no fueron hermanos de nacimiento, estos dos chiquillos se convirtieron en amigos inseparables.

La gente del refugio está haciendo todo lo posible por encontrar un hogar en el que ambos chiquillos puedan permanecer juntos para siempre, pues se aman incondicionalmente y no podrían estar el uno sin el otro.

Este par se adora con locura y pasarán el resto de su vida juntos

¡Sabemos que lo lograrán, porque no es fácil resistirse a tanta ternura! Comparte la historia de este par de traviesas y enternece a todos tus amigos en redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!