Todo el peso de la ley sobre el doctor que explicó por qué hirió de gravedad a su propio perro

A veces pensamos que lo hemos visto todo; sin embargo, nos encontramos con historias como estas que nos confirman lo equivocados que estamos. Desafortunadamente, esta vez, la realidad nos golpea de frente para revelarnos, una vez más la insensatez del hombre, quien con su absurdo abuso de poder maltratar, nuestros amados peluditos terminan en las manos equivocadas.

Cooper es un mastín inglés de 5 años.

Joseph Stubbers es un doctor en ejercicio que fue acusado de herir con un arma y golpear con un martillo a su perrito. La terrible escena llamó la atención de muchos vecinos quienes escucharon los múltiples disparos en el garaje del hombre.

Temerosos de lo que pasaba decidieron llamar al 911, cuando la policía llegó el hombre estaba limpiando el garaje mientras el indefenso perrito se encontraba a un lado perdiendo el conocimiento.

Sin perder más tiempo los policías tomaron al perrito y lo llevaron a la sala de emergencia más cercana, la cara del indefenso Cooper estaba desfigurada, su ojo derecho estaba hinchado y cubierto de sangre.

La policía consiguió una orden de allanamiento para revisar la propiedad Joseph, en la casa encontraron las balas y otras pruebas que lo imputaban directamente con el crimen. Sin embargo, el hombre argumentó que el perro se puso violento aferrándose a su brazo por lo que actuó en defensa propia.

El argumento de Joseph iba en contra de sus acciones.

Si bien el doctor argumentó que actuó de esa manera para defenderse del perro que puso violento, al realizarle el examen médico los doctores no encontraron ninguna marca de mordidas en su brazo. Siendo esta una prueba que actuaría a su favor terminó por desvanecer su mentira y le inculparan cargos de  felonía contra la crueldad animal.

El testimonio de los vecinos fue importante para ayudar a esclarecer el caso, afirman que Cooper es un perrito muy inteligente y gentil. Si no hubieran llamado a emergencia posiblemente Cooper hubiera perdido la vida.

El hombre fue condenado y posiblemente pierda su licencia.

Joseph actualmente está bajo custodia y puede enfrentar dos años y medio de prisión. Cooper aún esta delicado de salud, oremos para que se recupere pronto y puedan conseguirle un hogar donde sea tratado como un miembro más de la familia.

Ayúdanos a compartir la nota en tus redes y hagamos una cadena de oración sin frontera por la salud del pequeño Cooper, un peludito víctima de la insensibilidad de un hombre.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!