Todos tenían pánico de acercarse a un pitbull encerrado en su casa sin comida, menos esta abuela

La historia de este pitbull, desafortunadamente no es inusual. Sumado a la falta de cuidados de la que es víctima, esta raza canina ha sido estigmatizada como agresiva, debido a los ataques que se han suscitado y han hecho pagar a justos por pecadores.

Normalmente, la gente teme acercárseles a pesar de que hay estudios que demuestran que un diminuto chihuahua es mucho más agresivo que un musculoso pitbull. Fama injusta, prejuicios absurdos, ignorancia… A continuación, esta historia para la reflexión.

Existe en Perú uno de tantos perritos dejados a su suerte, una víctima más de algún alma inescrupulosa, de algún ser sin entrañas, un despiadado incapaz de entender el significado que tienen los animales en nuestras vidas.

Este peludo es de raza pitbull y está solo en una vivienda, sin agua, comida ni posibilidades de salir para encontrarlas. Pero, más triste resulta el hecho de que, debido a la tergiversación que de su raza ha hecho la sociedad, la gente teme acercársele y auxiliarlo en tan desventurada situación.

Y es que no tiene forma de escapar ni de comunicarse con otros perros. Tendría que utilizar una catapulta para superar las altas rejas de la edificación en la que se encuentra confinado. El animalito se encuentra injustamente destinado al encierro.

Esta supuesta “arma altamente letal”, no es sino un gigantesco cachorro que demuestra ser muy dócil y querendón con las personas, incluso a pesar de toda la indignidad y el trato deplorable al que ha sido sometido.

En un vídeo que ha comenzado a circular por las redes sociales puede verse a una dulce mujer de níveos cabellos acercándose sin miedo, para luego acariciarle tiernamente la cabeza, a lo que el animalito responde con el mismo amor y la misma bondad que la mujer le transmite.

“Es una imagen bellísima que nos recuerda que el amor nos reencuentra a todos y no sabe de prejuicios”, dijo emocionada una internauta al ver el video.

Cualquiera quisiera tener un perrito, son leales, cariñosos, juguetones e incondicionales. No obstante, los malos de la película seguimos siendo los humanos, ya que la negligencia con la que fue tratado este perro fue tal, que se mantuvo con vida gracias a los restos de comida que le lanzaban los vecinos.

“A pesar del maltrato que ha recibido, sigue mostrando una actitud cariñosa hacia los seres humanos”, comentó otro usuario.

Tras hacerse viral la muestra de empatía y afecto de la adulta mayor, miles de personas se han pronunciado al respecto, exigiendo a las autoridades que tomen cartas en el asunto y liberen a la mascota para que pueda ser rehabilitada y dada en adopción a una familia que le brinde el amor que se merece y que por tanto tiempo le ha sido negado.

Los animales no tienen voz, necesitan que tú hables por ellos. Defenderlos no significa preocuparse más de ellos que de las personas. Obviamente, los animales no necesitan de forma exacta los mismos derechos que nosotros. Por ejemplo, el derecho a votar en elecciones sería inútil para un perro.

Pero el derecho a la libertad, a ejercitar su propia voluntad y a vivir sin tener que estar encerrados son tan importantes para ellos como lo son para nosotros los seres humanos.

Debemos proteger a otras especies de tratos crueles e injustos y de no causarles ningún daño. Interesarte por sus derechos no te hace ser raro, muy por el contrario, querer terminar con el sufrimiento de otro ser vivo es algo de lo cual todos deberíamos sentirnos orgullosos. ¡Comparte esta noticia!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!