Tras dejar su trabajo para buscar a su perrita desaparecida protagoniza un emotivo encuentro

Todo ser humano que alcanza la capacidad para amar a los animales ha experimentado la ternura y la sensibilidad que caracteriza a la relación con las mascotas.

Los animales con los que compartimos parte de nuestra vida se convierten en poco tiempo en una parte más de la familia y cualquiera que tenga en su casa un perro, un gato o cualquier tipo de mascota, sabe del importante papel que el animal juega en nuestro entorno, que no sería el mismo sin la presencia de ellos.

Katie es adorada por su familia

Cuando Carole y Verne King regresaron a su hotel en Kalispell, Montana, Estados Unidos, después de disfrutar de una carrera de autos, descubrieron que su peor temor se había hecho realidad: su mascota, una perrita border collie a la que llamaron Katie, de 7 años de edad, había desaparecido.

Desapareció sin dejar rastro

Asustada por una feroz tormenta que se desató durante la ausencia de la pareja, Katie logró abrir la puerta de la habitación y salió huyendo con rumbo desconocido.

De inmediato, los King salieron a recorrer las calles de la zona en busca de su animalito, sin suerte, por lo que Carole tomó la radical decisión de dejar su trabajo en una empresa postal para dedicarse exclusivamente a encontrar lo que, según ella misma es lo más importante en su vida: su amada Katie.

La buscaron por todos lados

“Necesito tiempo para dedicarme a encontrar a Katie, eso es ahora lo más importante para mí”, relató Carole.

Cuando todas las esperanzas parecían desvanecerse y después de un mes y medio de incesante búsqueda, el matrimonio recibió noticias de un residente de Kalispell que aseguraba que la mascota estaba detrás de su casa.

Carole le pidió a una amiga que la acompañase al sitio, pero cuando llegaron a la dirección, la perrita no estaba por ningún lado.

Anhelaban volver a verla

Desesperadas, ambas mujeres salieron a buscar por los alrededores y se encontraron con una pareja a la que contaron su problema y afortunadamente resultó que minutos antes el par de caminantes acababan de ver a un perrito de esa misma raza bajo un árbol cercano.

Y en efecto allí, bajo su sombra estaba Katie, muy bajita de peso, deshidratada y sucia. Al principio se mostró recelosa ante el llamado de Carole pero, finalmente se acercó y la mujer, entre lágrimas de dolor pero también de alegría la subió a su auto para llevarla a un veterinario y después a su casa.

Hoy la perrita está feliz de volver a encontrarse con sus humanos y el amor incondicional que se respira en el hogar de los King, vale más que mil palabras.

Katie estaba feliz de volver con sus humanos

❤️🐾 “KATIE FINALLY HOME” 🐾❤️ IN WASHINGTON ( Turn up your volume )

Publiée par Debora Larose sur Mardi 17 septembre 2019

Y es que así quieren las mascotas, con incondicionalidad, sin peros, aceptan a sus humanos tal cual son, por eso resulta tan gratificante compartir la vida con los animales, no juzgan, simplemente están presentes y dan afecto, cada cual a su manera.

Sin más, ellos se apegan a aquel que les adopta en su vida, sea esta confortable o no, no se mueven, no huyen intencionadamente y el vínculo perdura en el tiempo. Es un amor quizá más puro, más infantil, más poético, más genuino, que cualquier otro.

Comparte esta hermosa historia de empatía y amor por los animales, y si tienes la oportunidad, incluye una mascota en tu vida a la que amar como ella de seguro lo hará contigo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!