Un abuelito cada día se acerca a los 2 perros de su vecina para darles golosinas

Los perros siempre se han considerado los mejores amigos de los seres humanos. Y es que, son seres que nos bañan con la luz que irradian de sus almas nobles, tiernas y fieles a más no poder. Son como los niños. Por eso, para quienes nos sensibilizamos con ellos, nos resulta muy difícil apartarnos de su presencia.

En días recientes, una mujer identificada como Isabel Critkian, de 29 años, emitió una hermosa publicación a través de un video que se volvió viral en las redes sociales.

En las tiernas imágenes, se puede observar a su vecino Max, un venerable caballero otoñal de 84 años, quien sale cada día a la terraza de su casa ubicada en España, para dar de comer a los peluditos de su vecina. La relación que se ha creado entre ellos es de completa empatía y amor.

¡Hola Max! Aquí estamos

Y así, cada mañana y sin que nadie se lo pida, el abuelo Max les lleva comida a los perritos, ya que son tan juguetones, amorosos y agradecidos con él que, sencillamente, es incapaz de resistirse a sus encantos.

Todos los días les prepara con mucha dedicación sus golosinas, que hacen de las delicias de estos orejudos. Apenas atraviesa la puerta y sale a la terraza, se percata de que los peludos ya están listos esperando ansiosos moviendo sus colitas.

“Cada mañana mis perros esperan en la terraza. Entonces mi vecino de 84 años les da golosinas a ellos. Amo verlos interactuar”, se puede leer en la publicación de la joven.

Esta mujer española de 29 años, se sorprende gratamente todos los días al ver cómo el gesto amable de su vecino se ha vuelto rutinario. Una acción que, por cierto, agradecen sus dos canes: Toutou, de 9 años, y Ron, un cachorrito de tan solo 4 meses de nacido.

“Lo hacen todas las mañanas, a menos que no estemos en casa. El abuelo, a través de su propia ventana, se asoma hasta donde están los peludos y les da sus premios. Ellos, desde antes, ya están esperando a que aparezca, porque saben bien cuándo es la hora de degustar sus sabrosas golosinas”, añadió Isabel.

Desde la publicación subida a Internet el pasado 16 de junio, ya cuenta con 4.800.000 reproducciones, 540.500 pulgares alzados, además de unos 4.918 comentarios adicionales de usuarios conmovidos por el gesto amigable del abuelo hacia los perritos.

Una dulzura ver a estos tres camaradas disfrutando felices de su momento especial

Realmente, nuestro querido Max es un ejemplo de cómo se deben amar a las mascotas, aunque sean ajenas. Comparte para inspirar a muchos más a ser como él.