Un adorable koala se cuela en la piscina de una casa para recibir un poco de cariño

El mundo está lleno de criaturas maravillosas. Desde el más pequeño hasta el más grande, todos los animales de la naturaleza tienen algo que ofrecer al medio ambiente y a nuestras vidas.

A veces tenemos la fortuna de encontrarnos con estos seres y de esa interacción amistosa pueden surgir momentos inolvidables, como el de un koala curioso que se aproximó a una residencia en el sur de Australia sin imaginar que su curiosidad lo llevaría de camino a un momento sumamente tierno.

Este chiquitín entró a esta casa en busca de un poco de agua

Todo ocurrió en Adelaide Hills, Australia. Una familia recibió una visita sorpresa de un koala que entró en su patio trasero. El animalito bajó lentamente de un árbol y entró en el área de la piscina cercada.

El momento en el cual el animalito llega a la residencia fue captado por las cámaras de seguridad de la casa, con la suerte de que la resolución de la imagen es tan buena, que le permitió a los propietarios del video hacer algunas tomas de acercamiento muy buenas.

Con curiosidad y sediento, este koala llega a esta casa para hacer nuevos amigos

Una vez el koala desciende del árbol, se dirige hacia la piscina. Pero antes de beber, estudia el agua. El koala coloca su mano en el agua y observa sus movimientos antes de decidir qué hacer a continuación. Afortunadamente, se trata de una piscina de agua dulce.

Aunque los koalas beben poco o nada de agua, éste parece sediento. Mete toda la mano en la piscina y comienza a beber agua, poco a poco.

De repente, aparece Lili Grace, una de las integrantes de la familia, al otro lado de la piscina. Lentamente se dirige al koala. Se mueve con precaución, haciendo todo lo posible para no sobresaltarlo.

Cuando finalmente Lili lo alcanza, saca un poco de agua de la piscina y extiende sus manos hacia el animalito sediento. El koala se mueve lentamente hacia ella y toma un sorbo de agua de sus propias manos. Es un momento de suprema confianza.

Con curiosidad estudia el agua de la piscina para beber

Lili toma más agua en sus manos y el koala bebe de nuevo de ellas. Ambos parecen cómodos con su acercamiento.

Poco después, la mujer sale y ella y el koala se sientan cara a cara. Antes de que nos demos cuenta, la mujer apoya la cara en la del animalito. En lugar de huir, el koala se encuentra con la mujer a medio camino y sus narices se tocan.

El koala recibe el agua de las mismísimas manos de Lili

Lili incluso acaricia al koala en la nariz y la cara. Sorprendentemente, no parece asustado en absoluto.

Tampoco ella se muestra nerviosa y hasta se atreve a acariciar su pelaje mientras él mira a su alrededor.

Luego de este maravilloso momento, el koala sube las escaleras hacia la casa, posiblemente buscando el camino de regreso hacia su lugar de origen.

Aunque muchas personas advierten que hay que mantenerse distante de la fauna salvaje, este video ha robado los corazones de miles de personas, en especial ahora que en Australia hay una seria preocupación por el destino incierto que amenaza a esta especie.

Esta ha sido una experiencia tierna e inolvidable

Si este video te conmovió tanto como a nosotros, no dudes en compartirlo en tus redes.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!