Un alce enfurecido embiste sin compasión a una aterrada mujer que luchó por protegerse

Cada día se reportan en el mundo ataques de animales salvajes a los humanos. Ya sea que se trate de pumas, leones, cocodrilos, tiburones o, como en el caso de nuestra historia de hoy, alces de pocas pulgas, realmente los animales salvajes no pueden reprimir su instinto y siempre serán una amenaza cuando los humanos intentan convivir con ellos.

Por cierto, estos ataques no siempre son accidentales, así que, como leerás en esta historia más adelante, si te acercas demasiado a uno de estos ejemplares, puede ser que no te vaya muy bien.

Un alce malhumorado fue el protagonista de un pavoroso ataque con su cornamenta a una aterrada mujer en repetidas ocasiones, en una zona del Parque Nacional de las Montañas Rocosas, ubicado al noreste de Boulder, Colorado, Estados Unidos

Aparentemente, el alce estaba conviviendo dentro del parque con las personas que paseaban

En las imágenes que llenaron de terror a un público que no podía creer lo que estaba viendo, se observa cómo el cornudo animal, quien aparentemente no había tenido un buen día, embiste contra un grupo de personas que corren despavoridas por su vida, incluyendo a un hombre que, como alma que lleva el diablo saltó detrás de una barrera para protegerse del furioso animal.

Sin embargo, una mujer vestida de rojo no corrió con tanta suerte y fue alcanzada por uno de los cuernos del animal que se ensañó con ella y en varias ocasiones esta trata de protegerse con las piernas.

“¡Que alguien ayude!”, grita la persona que grabó la secuencia.

Cuando finalmente el cuadrúpedo parece calmar su ira y alejarse, su víctima trata de levantarse, pero el alce toma un segundo aire y vuelve a terminar lo que comenzó, hasta que, finalmente la deja y redirecciona su ataque, esta vez contra un vehículo lleno de empleados del Parque que acababa de llegar al lugar.

Pero la mala actitud de nuestro astado protagonista tiene su razón de ser. Y es que entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre, aproximadamente y dependiendo de las temperaturas, comienza la temporada de apareamiento de los alces y coincidiendo por lo general con el inicio del otoño. Los machos se encuentran en su máximo esplendor al comenzar la temporada, e intentan adueñarse de un territorio.

Esta época se conoce comúnmente como berrea o brama, debido al sonido gutural que emiten los machos. Además, es un atractivo turístico, y se organizan viajes en las fechas en que esta ocurre.

Afortunadamente la mujer hábilmente utilizó sus piernas para alejarlo

No obstante, debido al riesgo, las autoridades recomiendan a la gente mantenerse a buen resguardo de estos mamíferos que, en estos tiempos no están para chistes y, tal como nuestro amigo, pueden volverse sumamente agresivos y peligrosos para el hombre.

De hecho, durante esta época de celo suele restringirse el acceso de automóviles y personas a estos Parques Naturales para no dificultar el comportamiento natural de estos animales.

Comparte esta interesante historia con tus amistades, familiares y seres queridos, pero te dejo una pregunta en el aire: ¿Los humanos también tenemos temporada de apareamiento o simplemente nos reproducimos indistintamente en cualquier momento del año? ¿Tú qué crees?

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!