Un elefante reconoce al veterinario que lo salvó cuando estaba a punto de morir hace 12 años

Si hay algo que realmente agradece un animalito es que hayan salvado su vida, aunque no puedan hablar, con sus acciones nos demuestran que su capacidad de demostrar amor va mucho más allá de lo que podamos imaginar.

Incluso si han pasado muchos años, difícilmente logran olvidar a quien les dio una segunda oportunidad.

En el 2009 este elefante estuvo gravemente enfermo.

Y eso lo demuestra Plai Thang, un elefante de 31 años que logró sobrevivir a una terrible enfermedad gracias a todo el cuidado y tratamiento que recibió por parte de su veterinario Pattaraapol Maneeon.

Hace doce años el elefante sufrió de tripanosomiasis, y fue trasladado hasta la Organización de la Industria Forestal en la provincia de Lampang, en Tailandia.

Los elefantes son reconocidos como el animal oficial de Tailandia.

El veterinario junto al personal del Departamento de Parques Nacionales, Vida Silvestre y Conservación de Plantas, se encontraron con unos de los casos más difíciles de tripanosomiasis.

Todo el cuerpo del elefante estaba hinchado, tenía fiebre muy alta y su apetito había desaparecido por completo. Plai Thang estuvo al borde de la muerte.

Existen entre 3 mil y 4 mil elefantes en todo el país.

Afortunadamente, el tratamiento hizo efecto y después de varios meses fue liberado en el bosque.

Sin embargo, esa no sería la última vez que el elefante vería a quien salvó su vida, doce años después reconoció a quien hizo tanto por él.

Una gran parte de los elefantes en Tailandia viven en reservas naturales y otra parte son domesticados.

El encuentro se dio hace algunos días cuando Pattarapol estaba recorriendo la zona donde el elefante fue liberado, el veterinario logró reconocer el sonido del elefante y le hizo algunas señas, sorprendentemente Plai Thang respondió a su llamado y alzó su trompa para tener contacto con el hombre. A través de su página de Facebook, el veterinario comentó:

Nos reconocimos el uno al otro […] 12 años han pasado, nos hemos vuelto a encontrar. Nos saludamos. En el segundo que nos tocamos, escuché el grito de este elefante salvaje en un tono de voz que nunca había oído de ningún elefante antes. Plai Thang fue el primer caso de un elefante silvestre que se enfermó con tripanosomiasis, un parásito en la sangre”.

La emotiva escena fue capturada en fotografía, y ahora es un hermoso recuerdo no solo para el veterinario, sino para todos los amantes de los animales que reconocemos que estos seres pueden ser más nobles que muchas personas.

Pai Tlang está completamente saludable y ahora mucho más feliz de haberse reencontrado con su viejo amigo.

No te vayas sin antes compartir esta emotiva historia en tus redes y sigamos apostando por un mundo donde todos los animalitos vivan completamente libres en su hábitat natural.