Un hombre que buscaba desesperadamente a su perrita perdida recibió la nota más triste

Los animales son los seres vivos más leales y cariñosos con los cuales podemos compartir nuestra existencia. Iluminan cada uno de nuestros días con sus sinceras sonrisas y con cada acción traviesa que realizan. Sin embargo, la maldad del hombre no conoce límites y es capaz de cometer las peores injusticias contra ellos, tal como sucedió a una hermosa perrita que desapareció sin dejar rastro y días después su familia recibió una nota fatal.

Era la más dulce

Todo sucedió en el condado rural de Pearl River, cuando un desesperado hombre llamado Chad Stricker perdió a su perrita, una mezcla de lobo de tan solo 10 meses de edad, después de dar un paseo nocturno en su extensa propiedad de 10 acres, junto a su otro perro llamado Ghost.

“Buscaba todos los días, varias veces al día. Hubo algunos días en que volvía a casa temprano del trabajo para buscar. Publicaba en las redes sociales, preguntaba a los vecinos y conduje de un lado a otro las carreteras”, señaló Chad.

Los días pasaban y Nymeria, la dulce perrita, continuaba sin aparecer. Pasaron 6 días de su desaparición y fue entonces que el fatídico 19 de diciembre Chad recibió una nota anónima en su buzón que lo dejó con el corazón completamente destrozado.

Su tierna perrita había entrado a la propiedad de otra persona, sin portar una identificación y, por esa simple razón, el dueño decidió terminar con su vida.

La amaba con todas sus fuerzas

“Lamento informarle que su perrita murió la noche del sábado cuando escarbaba en mi basura. No sufrió y no me dio placer matarla. Hay una ley de uso de correa en el condado que debería acatar para que no tenga que volver a terminar con la vida de más de sus mascotas”, escribió la persona anónima.

Esas fueron las palabras que el hombre encontró en la nota, junto a la correa de color amarillo de su amada perrita. Sin embargo, Nymeria, quien era ciega de una ojo, siempre portaba una tarjeta que indicaba su dirección, foto, e incluso la descripción de su personalidad.

Nadie sabe si la perdió en tantos días de desaparición, o si la persona anónima no se percató de ella.

“Qué ser humano tan vil para disparar y acabar con la vida del animal, en lugar de huir de él o mejor devolverlo a su hogar. Me destrozaría descubrir que alguien le disparó a mi cachorro cuando simplemente estaba buscando comida en la basura. Fue absolutamente innecesario y desagradable, independientemente de la legalidad o no del suceso”, escribió un molesto internauta.

Aunque existe una ley que permite a los residentes de Estados Unidos acabar con la vida de cualquier animal doméstico que no porte su debida identificación, siempre existen mejores alternativas que no afecten a los indefensos seres vivos.

Comparte esta desgarradora historia con todos tus amigos y esperemos que el pobre Chad pueda encontrar consuelo tras la triste partida de su perrita.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!