Un pequeño elefante pigmeo fue encontrado con 70 tiros sobre su cuerpo y sin colmillos

El elefante Pigmeo es la subespecie más pequeña en Asia, y como muchas, está en grave peligro de extinción. El conflicto entre los humanos, quienes se supone somos la especie evolucionada y racional, con los animales; deja consecuencias fatales en Malasia para un elefantito pigmeo, que consternó al mundo.

Muchas veces la ambición desmedida de las personas los lleva a cometer los peores atropellos para lucrarse con seres indefensos como los animales exóticos.

No solamente su tráfico, sino también con la comercialización del marfil que tienen algunos mamíferos en sus colmillos. Eso ha conducido a la proliferación de negocios ilegales creando grandes mafias que están al acecho para cazarlos y llenarse los bolsillos de dinero.

Le cortaron sus colmillos para vender el marfil 

El salvajismo y la barbarie en lo que a esto respecta no tiene límites. Una noticia acaparó la atención del mundo entero, y llenó de indignación a mucha gente cuando se supo.

Un elefantito pigmeo fue encontrado con 70 disparos realizados a poca distancia, y distribuidos a todo lo largo de su cuerpo. Fue encontrado sin vida por unos pescadores, flotando en un río de Sabah.

Su cuerpo fue encontrado flotando en el río Sabah de Malasia 

Una de las balas estaba incrustada en su cabeza, es de suponer que esa fue la que acabó con su vida.

Cuando las imágenes de lo sucedido fueron publicadas en las redes sociales, los internautas deploraron tal acción, y se desbordaron en comentarios en contra del brutal acto.

“¿Por qué no los protegen?, ¡esos desgraciados no piensan en el daño que les están haciendo a un ser que no se puede defender!”, dijo un molesto usuario.

Recreación de los tiros recibidos en todo su cuerpo

Lo irónico es que el elefante pigmeo está, en teoría, protegido por la Ley de Malasia en virtud de que se trata de una de tantas especies en peligro de extinción.

“¡Cuánta bestialidad!, tantas leyes y nadie puede defenderlos”, comentó otro afligido internauta.

Pero a los cazadores furtivos parece no importarles, lo único que les interesa es hacer negocios con estas hermosas e inocentes criaturas, que no suelen hacer daño a menos que se sientan atacados o en peligro.

“Lamento que la muerte del animal fue cruel, independientemente de cuánto tiempo haya sufrido”, dijo el director del Departamento de Vida Silvestre de Sabah, Augustine Tuuga.

Se presume que cinco o cuatro cazadores están detrás de este terrible acto delictivo. La Policía de Malasia ha iniciado las investigaciones, y está buscando los culpables.

No se puede permitir que sigan estas ilegales y brutales prácticas que acaban con la vida de tantos animales, ya quedan solo 1.500 de estos ejemplares en la naturaleza.

Al encontrarlos tendrán que responder ante la justicia y enfrentar el rigor de la ley, se habla de cinco años de privación de su libertad, y una multa que puede llegar a 60.000 dólares.

La pregunta en el aire es si realmente se ocuparán de encontrarlos

¡Hagámonos eco de esta situación para que cada vez más personas tomemos conciencia de esta realidad! Tenemos que ser más proactivos y unirnos a través de las redes sociales, de las asociaciones protectoras de animales, de los refugios, de los sitios de noticias para levantar la voz a favor de estos maravillosos animales en peligro de extinción.

Comparte este trágico desenlace que no debe quedar impune, seamos la voz de aquellos que no tienen voz.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!