Todos pasaban de largo junto al perrito atado que esperaba su final hasta que alguien se detuvo

Es inevitable no conmovernos ante historias donde el sufrimiento y el dolor por el que pasan nuestros perritos son grandes. Verlos padecer por negligencia de sus dueños nos hace pensar en que el morbo y la insensibilidad son infinitas. Afortunadamente, existen muchas otras personas que apuestan por rescatar y salvar la vida de los perritos más vulnerables.

El perrito estaba casi moribundo cuando recibió ayuda.

Dempsey es nuestro protagonista, un adorable perrito que fue atado en un poste cerca de una farmacia en Georgia, la persona malvada que lo abandonó solo quería que muriera, estaba desnutrido, con la piel muy reseca y sus ojos hundidos.

Los transeúntes parecían indiferentes ante el dolor del perrito, pasándole por el lado como si no hubiera nada a que prestar atención. Finalmente, alguien notó la infinita tristeza en los ojos del perrito y se detuvo para ayudarlo.

Cuando fue abandonado tan solo tenía 6 meses.

El buen samaritano llamó a control de animales quienes llevaron al cachorro al Servicio de Animales del Condado de Dekalb. Al recibir la atención médica necesaria, fue diagnosticado con sarna severa, provocando que su piel se viera fuertemente afectada, tenía grandes ronchas lo que le ocasionaba un dolor insoportable.

Como si fuera poco, tenía una  fuerte infección ocular, tos, sus piernas y patitas estaban muy hinchados por la infección ocasionada por la sarna.

La sarna canina puede afectar cada milímetro de la piel si no es tratada a tiempo.

A pesar del difícil diagnóstico, Dempsey siempre se mostró muy receptivo con sus rescatistas. Después de un tiempo sus cuidadores se contactaron con Friends to the Forlorn Pitbull Rescue entusiastas que lo ayudaran en todo el proceso de recuperación del perrito.

Stacey Greenwald es voluntaria en el rescate, decidió llevarse al perrito a su casa y se comprometió a cuidarlo con baños medicinales y antibióticos.

Ahora el perrito vive en Atlanta, Georgia.

Fue solo cuestión de tiempo para que el perrito revelara su verdadera personalidad y sorprendiera a todos con su increíble recuperación. Greenwald inevitablemente se enamoró de toda la fortaleza de Dempsey, fue la primera persona en notar la gran diferencia del pequeño perrito moribundo que había aceptado cuidar meses atrás.

Después de dos meses Dempsey era otro perrito.

La vida del perrito comenzó a cambiar drásticamente para bien, después de un largo proceso de tratamiento ahora luce un hermoso pelaje suave y brillante. Sus nuevos padres adoptivos Elliot y Brittni le dan una vida llena de comodidades y verdadero amor junto con sus otros hermanos peluditos que también fueron rescatados. Nunca es tarde para disfrutar de una verdadera familia, y el pequeño Dempsey, sin duda, tiene  la mejor.

Comparte esta nota en tus redes y anímate a realizar alguna causa justa por algún perrito abandonado. Ellos nos necesitan y solo nosotros podemos ayudarlos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!