Un perro gran danés increpa a sus dueños reclamándoles porque no le dan su cena

Nunca pensaríamos que los animales son buenos en eso de tener muy en cuenta la hora, pero lo son. Nuestras mascotas caen fácilmente en rutinas perfectamente sincronizadas, y si terminan desviándose de estas rutinas pueden ponerse bastante ansiosas o molestas.

Enlaces patrocinados

Si tienes perros o gatos en casa notarás que te despiertan cada día, casi a la misma hora, tan puntuales como un reloj, para pedirte que le sirvas el desayuno o para que los lleves a dar ese paseo que tanto les gusta.

Max no bromea cuando entra a la cocina a dar sus buenos ladridos para recibir su deliciosa cena

Algunas mascotas son bastante persistentes con esto. Tienen su rutina bien clara: un buen desayuno, su paseo habitual con sus amos, una buena siesta, luego otro paseo antes de que finalice el día y la feliz hora de la cena.

Sin embargo, si sus amos se pasan por alto algunas de estas tareas por algunos minutos, no harán otra cosa más que esperar tranquilas a que llegue la hora de recibir un poco de atención.

Max sabe cómo poner un poco de orden en casa, exigiendo su cena puntualmente

Enlaces patrocinados

Otros no. Algunas mascotas de hecho son bastante insistentes con eso de que respeten sus horarios y son capaces de hacértelo saber de un modo impensable.

Unas no notan la diferencia entre un día de semana o un sábado o un domingo, así que pedirán su desayuno muy temprano sin importar que tú quieras estar en la cama cinco minutos más. Otras son capaces de armar un verdadero berrinche y aquí es cuando tenemos al buen Max.

Ya pasan de las 5 y el bueno de Max no ve nada delicioso en su plato. ¡Hay que hacer algo al respecto!

Max es un Gran Danés maravilloso que por lo visto tiene una rutina muy particular: debe recibir su ansiada cena a las 5 en punto. Para demostrar cuán quisquilloso es Max con sus horarios, su dueña tuvo que hacer un video en el que vemos al perro en medio de la cocina haciendo un verdadero alboroto.

Enlaces patrocinados

¡Claro! Cuando la madre de este Gran Danés nos muestra el reloj de la cocina, ya son las 5:08 y… ¡Nadie le ha servido su cena!

¡Allí está su cena, así que es hora de comer cuanto antes!

Sus dueños se apresuraron a preguntarle a Max cuáles eran sus quejas. En las imágenes, puedes escucharlos haciéndole al perro grande todo tipo de preguntas, a las que Max tiene todo tipo de respuestas exasperadas.

Está claro que no le entusiasman las charlas ociosas y prefiere que le den de comer el pollo que le deben. No es hasta que sus dueños ceden y comienzan a alimentarlo, que Max parece ser un poco más agradable en su actitud. ¡Incluso está dispuesto a darle la pata a su amo en muestra de su agradecimiento por darle de comer!

Enlaces patrocinados

Max es un muchacho educado, así que no duda en dar la pata a su amo mientras recibe su aperitivo

¿Has visto a otra mascota hacer algo similar o quizás la tuya es de las que protesta? Si es así, no dudes en compartir este divertido episodio.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!