Un pobre perrito pasa llorando 3 días hasta que alguien quiera salvarlo tras ser tirado a un río

Aunque diariamente nos encontramos frente a diferentes noticias realmente terribles, parece que nadie termina de conocer completamente los límites de la maldad humana y las denuncias de abusos contra los más necesitados son cada vez peores. En esta ocasión una en especial ha roto nuestro corazón.

Se trata de la historia de un peludo al que aventaron por un barranco en México.

El mestizo aparentemente sin dueño vivió una verdadera pesadilla de la cual se salvó por un verdadero milagro, después de que unos locales escucharan sus ruegos desesperados. El hecho ocurrió en el afluente de Río Blanco en Veracruz, México.

Un desalmado arrojó sin piedad al peludo y éste estuvo por al menos tres días luchando por salir de él. Sus rescatistas aún admiran su coraje para aferrarse a la vida y no dejarse morir en ese momento de debilidad.

El can tuvo que soportar días de angustia y dolor.

El peludo estaba en peligro de que la corriente lo arrastrara y durante todo el tiempo se mantuvo aferrado a unas rocas dentro del río. Su calvario terminó cuando unos hombres decidieron rescatarlo y dieron alerta a las autoridades, antes de embarcarse en el rescate.

Los habitantes y funcionarios de la policía municipal se unieron para salvar al perro y con ayuda de una cuerda pudieron entrar a las aguas del río para rescatarlo. 

Ese fue el mejor momento para todos.

El operativo no fue sencillo pero su final resultó satisfactorio, solo un asunto nos mantiene consternado: el tiempo que pasó antes de que alguien decidiera ayudarle.

La iniciativa del rescate estuvo liderada por un samaritano que se negaba a dejar que el perrito falleciera allí en el río en una larga y angustiosa agonía, por lo que decidió intervenir. 

Al momento del rescate ya habían transcurrido tres días sin que nadie actuara.

Después del rescate un testigo informó que el peludo había llegado hasta allí a causa de un hombre que lo arrojó; así que la indignación surge en falta de inmediatez para actuar en este caso.

Los vecinos vieron al hombre actuar y no pudieron detenerlo, además la altura de la vegetación impidió que dieran rápidamente con el can.

Todo estaba en contra del animal, menos la voluntad de un buen samaritano.

Cuando los locales se animaron a rescatarlo por sus propios medios se encontraron con la colaboración de las autoridades. Agradecemos que el asunto no tuvo un final trágico y ahora el perrito se recupera en una clínica veterinaria; sin embargo, nos cuestionamos si con esa misma demora actúan los cuerpos de seguridad de esa localidad para atender todos los casos.

Aunque con tardanza la ayuda llegó y el angelito de este peludo lo mantuvo vivo para escribir una nueva historia. Sin duda el perro es un guerrero, comparte su caso y envíale tus bendiciones.