Un taxista incluye dentro de sus servicios un adorable gato que se acurruca con cada pasajero

Oleksandr Zigulya es un taxista ucraniano que ama a su gato. Siempre preocupado por brindar a sus pasajeros el mejor servicio de todos, un día se preguntó si sería una buena idea llevar a su minino con él.

Su gato es tan especial y amoroso, que Oleksandr pensó que tal vez era el componente perfecto que le faltaba a su taxi para hacer sentir a sus clientes a gusto, como si estuvieran en casa. ¡Era una forma garantizada de alegrar el día a muchos!

Tea vive cada día una aventura montado en el taxi de su padre

Así fue como Tea se convirtió en el copiloto de Oleksandr y sus pasajeros se llevaron una grata sorpresa.

¿Qué cara pondrías si, al subir en un taxi, te das cuenta de que tendrás por compañero de viaje a un adorable gatito rubio? ¡Pues bien, la presencia de este minino fue todo un éxito!

Oleksandr recibe casi 20 solicitudes individuales cada día por parte de personas que desean compartir un taxi con Tea, un felino extremadamente intrépido.

El gato atigrado se mete en el vehículo, mirando con curiosidad a los pasajeros. Y no solo esto, sino que Tea se encarga de subir al capó mientras el automóvil está en movimiento.

A Tea le fascina ir de un lado a otro cada día

Quizás no todos los propietarios de gatos estarían dispuestos a dejar que su felino deambule libremente por el auto de esta manera, pero Tea ha demostrado ser todo un experto cuando se trata de hacer algunas acrobacias sobre el taxi de su amo.

Oleksandr ha demostrado ser un taxista que piensa en todo, así que si te preguntas cómo hace con los pasajeros que son alérgicos a los gatos, pues te sorprenderá saber que les ofrece antialérgicos, para que nada entorpezca su viaje, ni siquiera la presencia de Tea.

Siempre hay una oportunidad de tomar una siesta en el regazo de su amo

Sobre la inspiración de Oleksandr detrás de llevar a Tea como compañero en cada viaje, el taxista dice que su objetivo principal era proporcionar a sus clientes «Una sensación cálida y hogareña. Todo lo que le faltaba a su auto era una manta, un gato y un taza de té.»

Tea conoció a Oleksandr hace unos dos años. Él era solo un gatito solitario que deambulaba por un negocio donde reparaban automóviles, un lugar nada seguro para un minino.

Tal parece que, desde sus orígenes, el gato ha estado más que familiarizado con los autos, así que eso explicaría que se adapte tan bien al trabajo de su amo.

Esperamos que, de aquí en adelante, Tea sea muy precavido al viajar en el taxi de su amo e intente mantener todas sus patas y su cola dentro del vehículo, nada lamentaríamos más que un incidente.

La próxima vez que tomes un taxi, fíjate bien. ¡Podrías compartir el viaje con un gato adorable!

Y tú… ¿qué harías si en tu próximo paseo en taxi o al pedir un Uber te toparas con que el conductor tiene a un peludo asistente de cuatro patas? ¡Comparte esta singular anécdota en tus redes sociales!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!