Un travieso perrito se niega a dejar el curioso juguete que encontró al salir de paseo

El día a día está tan lleno de sucesos extraordinarios como divertidos. Basta salir a pasear con nuestra mascota para descubrir un mundo lleno de experiencias. De ello pueden dar cuenta Julie Maher y el hermoso golden retriever Lucas, ambos de Leeds, Reino Unido.

Julie, una agradable mujer de 52 años disfrutaba con su bello perro por el vecindario, en su paseo de todos los días. Como todos los golden retriever, Lucas es súper juguetón y no para de correr de aquí para allá.

Lucas nunca había visto un juguete tan raro

Lucas es un buscador de tesoros para perritos. Cada vez que pasean busca entre los arbustos y suele encontrar juguetes. ¡Hasta tiene una colección de pelotas! Todas las ha encontrado en sus caminatas diarias con su humana.

Cuál no sería la sorpresa de Julie al ver uno de los nuevos encuentros de su amigo canino: un juguete para adultos.

La simpática Julie no dejaba de reír por el peculiar hallazgo de Lucas. No podía imaginarse que mientras estaba distraída al teléfono su mascota estaría nada más y nada menos que llevándose el extraño juguete a la boca.

Julie intentó quitarle el juguete sin ningún éxito, nada más imaginar la reacción de sus vecinos le daba toda la vergüenza del mundo. Pero, Lucas estaba decidido a quedarse con su extraño juguete.

Afortunadamente para Julie, el travieso Lucas soltó el inusual objeto y lo dejó en el camino nuevamente.

“Ese Lucas sí que sabe cómo divertirse” dijo burlón un internauta.

Justo antes de llegar a casa, Julie se dio cuenta que no había tomado ni una foto de la travesura de Lucas. Al no tener evidencias del increíble hallazgo decidió regresar para ver si encontraban de nuevo el juguete y así realizar algunas fotos para la divertir a sus amigos y conocidos.

“Qué fotogénico es el cachorro con su juguetito nuevo”, comentó divertido otro internauta.

Tanto el perrito como su humana tuvieron suerte. Encontraron el juguete justo en el mismo lugar en donde lo habían dejado. Julie pudo hacer sus anheladas fotos, sin embargo, hubo un problema: esta vez el perrito no quería soltar su preciado hallazgo.

Julie y Lucas nunca habían caminado tan rápido hasta su casa para evitar la burla de los vecinos, que sin duda se llevarían una gran sorpresa. Con la suerte de estar muy cerca pudieron llegar sin que nadie se percatara del reciente insólito hallazgo de Lucas.

Ahora este hermoso y juguetón golden retriever tiene un nuevo juguete para su colección. Una razón muy poderosa para hacer chistes y bromas entre sus amigos.

Comparte esta cómica historia entre tus amigos y conocidos para que nunca les haga falta una sonrisa.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!