Una bolsa plástica fue lo único que halló para acurrucarse entre la nieve, el lodo y el peligro

Nadie espera encontrarse en medio de la autopista con un animalito cuya vida esté en peligro, realmente es una situación muy apremiante.

Tiffany, una agente de campo de Michigan Humane le tocó vivir esta delicada experiencia mientras se dirigía a responder una llamada y vio a una bola de pelo gris acurrucada muy cerca de la estructura de concreto que sirve de separación en el centro de autopista.

A medida que Tiffany se fue acercando pudo ver desde su ventana que se trataba de un pequeño gatito que estaba acurrucado sobre una bolsa de plástico naranja entre la nieve y el lodo de la vía. El pobre animalito estaba temblando, realmente estaba muy aterrado.

Sin dudarlo, Tiffany detuvo su auto para rescatar al asustado gatito. Al levantarlo se dio cuenta que estaba titiritando del miedo y del frío. Una vez que lo cargó, el pequeño gato tembloroso, inmediatamente se acurrucó en ella en busca de calor.

Milagrosamente, el gato había logrado sobrevivir en la concurrida autopista con las temperaturas tan bajas. Era sorprendente que estuviera ileso.

Anna Chrisman, gerente de medios de Michigan Humane reveló que el pequeño felino estaba helado, pero por suerte su estado de salud era bueno. El pequeño animalito estaba en buena forma.

“Y estaba muy emocionado de llegar a un lugar cálido y encontrarse con otras mascotas. ¡Comenzó a ronronear poco después de su rescate y desde entonces no ha parado!”, dijo Anna.

Ya a salvo en el refugio de Detroit, la personalidad de este noble gatito de 4 meses comenzó a brillar, especialmente su amor y preferencia por los abrazos.

El personal lo llamó Lodge, es un gato de pelo corto, con hermosos ojos grandes y expresivos que le ha servido para conquistar a todos en el refugio.

No puedes perderte el vídeo del rescate que te lo mostramos aquí:

Tanto le gusta los abrazos a Lodge que cualquiera pudiera pensar que desde que fue rescatado no parece tener suficiente afecto, y es que no se cansa de estar en el regazo de todos los voluntarios.

“Lodge es un gato encantador y dulce con un poco de descaro. ¡Le gusta que lo carguen y le encanta jugar!”, agregó Anna.

El equipo del refugio recibió muchas solicitudes de adopción y ahora tendrá que revisarlas una por una para encontrar el mejor hogar para Lodge, quien tiene un espíritu luchador y lo más recomendable es que vaya a una casa sin niños muy pequeños.

Sin embargo, el personal está seguro de que dondequiera que Lodge termine, es seguro que su nueva familia recibirá muchos abrazos y mimos para mantenerlo caliente durante todo el invierno.

Celebramos este emotivo rescate compartiendo su historia, deseamos para Lodge un hogar que lo cuide y lo atienda como mucho amor.