Una familia se ve repentinamente rodeada por más de 50 enormes cangrejos ladrones caníbales

Amy Luetich y su familia intentaban disfrutar de una barbacoa en un campamento de una idílica isla cuando fueron sorprendidos por un enjambre de cangrejos ladrones gigantes.

Esta familia ha vivido en Christmas Island, en Australia, durante algunos años y estaban acampando con otras familias en Grants Well, en la jungla de la isla.

«Hemos acampado en esa zona varias veces y, aunque estamos acostumbrados a estos cangrejos nunca habíamos visto tantos», dijo Amy.

Parece que el olor de la comida fue lo que atrajo a estos cangrejos gigantes ladrones que se autoinvitaron al campamento.

Estos crustáceos de aspecto feroz pueden vivir hasta 50 años y se consideran unos “gigantes muy gentiles”, son buenos para comer, pero protegidos en Australia como una especie en peligro de extinción.

También son conocidos como cangrejos de coco, pueden llegar a medir hasta un metro de largo y tienen un fuerte sentido del olfato.

La familia disfrutaba de una barbacoa al aire libre mientras acampaba en la isla en el extremo noroeste de Australia Occidental, cuando los cangrejos los empezaron a rodear en busca de comida.

A pesar de su aspecto aterrador e intimidante estos animales son inofensivos y como lo sugiere su nombre roban algunas cosas de los campamentos.

Las fotografías muestran a más de 50 de los cangrejos cocoteros esperando ansiosamente la oportunidad de comer algunas sobras.

Winter McKendrick, la hija de una de las otras familias, no se inmutó cuando los enormes cangrejos la rodearon mientras comía su cena en una silla plegable.

Amy dijo que cuando llegaron había 20 cangrejos debajo de un árbol esperando para darles la bienvenida.

“Pero tan pronto como empezamos a cocinar, nos rodearon. Mi hijo contó 52 de ellos», dijo Amy.

Jacob Tiernan-Luetich descubrió a uno de los cangrejos más osados, quien no dudó en subir y llegar hasta la barbacoa. Su trabajo consistía en recogerlos y alejarlos de donde estaban comiendo.

“Mantuvimos nuestras carpas lejos de donde habíamos comido, pero una de las familias dijo que durante toda la noche pudieron sentir un golpe en el exterior de la carpa”, dijo Amy.

Los cangrejos ladrones se ganaron su nombre por su hábito de llevarse los objetos ajenos de los campamentos y huir con ellos rápidamente.

Son trepadores excepcionales y se mueven rápido cuando se trata de comida, están estrechamente relacionados con los cangrejos ermitaños y usan conchas marinas o cocos para protegerse hasta que desarrollan un abdomen duro.

«Esto me hace sentir incómodo», dijo uno de los usuarios de las redes.

A los turistas de la isla se les advierte que cuelguen su comida en un árbol y la vigilen en todo momento.

Comparte esta nota y déjanos saber qué harías si te encontraras estos inofensivos animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!