Una gallina actúa para defender el nido de sus polluelos del águila que amenazó con comérselos

Mujeres, hombres, demás mamíferos, insectos, moluscos, peces, anfibios, reptiles y aves coincidimos en un objetivo instintivo animal común: cuidar de nuestros hijos contra viento y marea, sin importar los obstáculos que se nos presenten.

A la hora de velar por nuestras crías, desaparece en nosotros cualquier miedo, y hasta somos capaces de desafiar a la naturaleza y romper con la cadena evolutiva. Y es que, no hay amor más grande que el amor de un padre o una madre por su gran obra, por su hechura más perfecta, el milagro que representa su hijo, o hija.

Sin embargo, los humanos no somos los únicos que damos la vida si es preciso por nuestros pequeños, y así lo demostró una mamá gallina en unas imágenes que se volvieron virales apenas fueron publicadas en las redes.

En el video se observa la manera tan resuelta con la que el ave defendió a sus pequeños polluelos de un águila quien, como su principal depredador natural, amenazaba con usarlos como platos principales en una comida soñada.

Sin embargo, su fuerza aérea aguileña, confiada como estaba, no contó con que su objetivo le haría resistencia y, al caer en picada a gran velocidad sobre el nido, la madre gallina, no solo logró esquivarla, sino que además la recibió con una buena dosis de picotazos furiosos y empujones para dejarle claro a la agresora: “aquí no entras, no eres bienvenida”.

Incluso, la emplumada sometió a la poderosa águila contra las rocas, a punta de patadas y arañazos con sus garras. Y lo más increíble son los gritos de auxilio que parece proferir la otrora especie superior en la cadena alimenticia.

“Lo más increíble son los alaridos que emite el águila, de desesperación y angustia, como si no pudiera creer que una gallina la acorralara de tal manera”, dijo un usuario en un comentario al sensacional video.

En verdad, la pelea de “David contra Goliat” es impactante, la gallina se ve imbatible, poderosa y orgullosa defendiendo de todo y de todos a su más caro tesoro, con todo el cuerpo henchido y el plumaje erizado, tensa, con movimientos veloces para su especie, vigilante de sus crías, cueste lo que cueste.

“Parece todo lo contario a lo que se cree que es esa ave, lenta, débil e incapaz para volar, mucho más débil que un águila.”, se lee en otra de las opiniones a la publicación.

El Reino Animal está lleno de madres extraordinarias. Este tipo de escenas se repiten a diario en nuestro vasto y asombroso mundo compartido, donde, ya sea por instinto maternal o por episodios extraños, algunos animales terminan por imponerse a otros más grandes que ellos.

De hecho, en una ocasión, muy recientemente supimos de dos arañas gigantes que cazaron y se alimentaron de un réptil y de un pájaro, casos que, por cierto, también causaron en su momento estupor y asombro por parte de los internautas en todas las redes sociales del planeta.

Ciertamente, cualquier madre hace proezas increíbles por la seguridad y el cuidado de sus hijos, pero, lo cierto es que, de todas esas supermadres, hay algunos casos muy concretos como este que sorprenden y hacen que les dediquemos estas líneas.

Comparte estas escenas con tus seres queridos. Da igual la raza, la especie, el tamaño, el medio en el que viven… Son supermadres, y madre hay solo una.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!