Una gata rescatada se convierte en amiga de un ciervo que se asoma cada día en su ventana

Todos los animalitos rescatados esperan encontrar un hogar definitivo donde sean amados y aceptados, antes pasan algún tiempo en centros de rescate o con familias de acogida que se encargan de darles toda la atención que merecen.

Lulu es uno de esos animalitos, una hermosa gatita que fue rescatada por Orphans of the Storm después de vivir en condiciones deplorables. Afortunadamente, la organización logró encontrarle un hogar de acogida donde poco a poco se fue integrando al resto de la familia.

La adorable gatita rápidamente aprendió a confiar en las personas.

Su nueva familia sabía que debían ser cautelosos, nunca antes Lulu había recibido un gesto de amor, por lo que fue necesario actuar con cautela y mucha paciencia, sabían que era cuestión de tiempo para que se acostumbrara a su nueva vida. Jennifer Burke, la madre adoptiva comentó al respecto:

“Es muy tímida y se asusta fácilmente. Así que nos estamos tomando nuestro tiempo con ella para socializarla adecuadamente y mostrarle que los humanos pueden ser amables y cariñosos. Con el tiempo, ella ha aprendido a disfrutar realmente de ser acariciada y cepillada. ¡Incluso le gusta que le froten la barriga! Es increíblemente dulce y ha sido muy divertido verla empezar de cero”.

En su nuevo hogar, Lulu tenía una habitación que compartía con Félix, otro dulce gatito y con quien tuvo grandes aventuras, pero un día Félix encontró un hogar para siempre, si bien Burke estaba emocionada de la nueva vida que tendría el gatito, le preocupaba que Lulu que echara de menos a su amigo.

Los primeros días no fueron fáciles para Lulu, pero en el momento menos esperado apareció un nuevo animalito que conquistó por completo la atención de la dulce gatita.

Dolly pasa varias veces al día por la ventana.

Se trata de un ciervo que a diferencia de los ciervos locales que se acostumbran ver por la zona, este se pasaba con bastante frecuencia y hacía una parada frente a la ventana para contemplar a quien se convirtió en su gran amiga. La familia decidió llamarla Dolly.

“Noté a Dolly afuera y me di cuenta de que estaba a la vista de nuestra habitación, que estaba en nuestro sótano. Entonces, corrí escaleras abajo para ver si Lulu estaba mirando por la ventana. Tenemos un árbol para gatos colocado frente a la ventana y Lulu estaba en la percha superior mirando a Dolly. ¡Y Dolly estaba mirando a Lulu!” Dijo Burke.

Increíblemente ambos animalitos parecían fascinados de contemplarse mutuamente, la primera vez que vio al ciervo Lulu estaba un poco indecisa, pero su amiga Dolly se acercó cuidadosamente y fue ganando su confianza.

La gatita no parecía asustada, por el contrario, sentía mucha curiosidad. Ahora la pareja disfruta contemplarse desde la ventana y pasar el rato juntas.

Muchas veces Lulu se ha quedado dormida viendo a Dolly.

La familia tiene otros gatitos, pero le tienen miedo a Dolly, así que por lo general esperan que este sola para poder jugar.

Esta dulce gatita ha conquistado el corazón de todos, si bien su familia adoptiva desea que encuentre una familia para siempre, la extrañarán mucho cuando se vaya, por supuesto, Dolly, también la echará de menos.

“Lulu realmente se merece una persona increíble que sea paciente y le dedique el tiempo necesario para sentirse segura, de modo que pueda ser amada y consentida. ¡Pero ese hogar podría necesitar algunos ciervos vecinos!”

Se nos agita el corazón de alegría al ver el gesto de amistad entre dos animalitos que a pesar de ser de diferentes especies conviven en armonía.

Los animalitos siempre nos dan lecciones de amor, ojalá podamos aprender de ellos a querer sin diferencias. Te invitamos a compartir esta historia en tus redes.