Una madre leona arriesga su vida para rescatar a su pequeño cachorro que cayó en un acantilado

Venimos a este mundo limpios, desnudos en cuerpo y alma y con la intención de recibir amor y prodigar a los demás una vez sea nuestro turno de hacerlo. No hay sentimiento más grandioso para los hombres y mujeres de bien que el amor que se tiene por un hijo, pero esto no es exclusivo de nosotros, los seres humanos.

Los animales, en eso pueden dictarnos cátedra. Veamos esta historia que te quiero contar y que te mostrará que el amor más grande, es común a todos los seres vivos.

En las planicies de la reserva de caza Masai Mara, de Kenia, en África, un experimentado fotógrafo francés de la vida silvestre fue testigo de una escena que le movería cada milímetro de su humanidad, cuando una leona descuidó brevemente al cachorrito de sus entrañas y este cayó por un precipicio hasta el fondo de un acantilado.

Aterrado por el accidente, el pequeñito, lleno de pánico rugió por ayuda a su madre quien, acompañada de cuatro leonas se apresuraron a ver lo sucedido. El cuarteto avanzaba intentando ayudar al leoncito, pero debieron dar un paso atrás debido a lo empinado y peligroso del sitio.

Sin embargo, el instinto y el vínculo maternal es más fuerte que cualquier cosa y en fracción de segundos la madre se arrastró con sumo cuidado por el acantilado con solo una cosa en la mente: rescatar a su amado hijito que yacía exhausto y asustado en medio del profundo abismo.

La madre no dudó ni in segundo en ir a rescatar a su cachorro

De un zarpazo y con sus poderosas garras tomó a su bebé y lo sujetó con sus poderosas mandíbulas, lo subió a la cima rápidamente y lamiéndole dulcemente la frente pareció decirle: “niño travieso aquí estará tu madre siempre para cuidarte”.

“Nunca olvidaré la lección de amor filial que me regaló la vida al permitirme presenciar esta escena entre una leona y su cachorro. No hay amor más grande que el de un padre o una madre por su hijo”, afirmó el fotógrafo y testigo del hecho.

Se puede ver además en las imágenes la fuerza de la leona al escalar el precipicio

Por más que lo intentemos, es difícil explicar con palabras lo que significa el instinto maternal. Lo cierto es que pareciera ser una orden grabada en el cerebro de todos quienes formamos parte del reino animal, y que nos despierta el instinto de protección por nuestros hijos.

De hecho, ¿nunca te has preguntado por qué los humanos nos enternecemos tanto al ver cachorros de diferentes animales y lo mismo ocurre a las otras especies con los “cachorros humanos”? Esto está en nuestros genes y yo creo que nuestra súper madre leona lo sabe, pues, así lo demostró.

Comparte otra impresionante historia acerca de las maravillas y milagros de la biodiversidad con tus amigos, familiares y seres queridos. Solo esperemos que el pequeño león juguetón, haya aprendido su lección.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!