Detienen a la mujer que empujó a un perro en el maletero al enfadarse porque no lo sacrificaron

Hay pocas relaciones tan lindas y sólidas como la de un perro y su amo. Lástima que haya tantas personas que demuestren no compartir ese respeto. Los tratos injustos hacia los animales no son solo una conducta vil y deplorable, sino que deja, además, importantes secuelas en el perro, gato o cualquiera sea la especie que lo sufre.

En el vídeo se observa a la mujer tomarse su tiempo para hacer espacio en el maletero

Una mujer de Brevard, estado de Florida, en Estados Unidos, fue arrestada y puesta a la orden de las autoridades el jueves pasado, después de que fuera captada por una cámara de video ingresando un pequeño perro en el maletero de un automóvil y a merced del sofocante calor de estos días, a las afueras de un estacionamiento público de un refugio para animales de la localidad.

Trascendió que la mujer, quien se hace llamar Sara Perry, se presentó previamente en el refugio Central Brevard Humane Society y pidió a los trabajadores del sitio que tomaran al perro y lo sacrificaran.

Los trabajadores del refugio se apresuraron a tomar los números de matrícula de la desalmada y la denunciaron a los servicios de animales del condado. Posteriormente, Perry fue localizada por los investigadores junto a Neptuno, el perro, a quien el alguacil describió como extremadamente desnutrido y en muy mal estado de salud.

Wayne Ivey, el sheriff del condado de Brevard, informó que la mujer se encuentra acusada de delito grave en contra de un animal, ya que, supuestamente trató de conseguir el refugio para acoger al perro o sacrificarlo, pero el refugio declaró que no podían hacer ninguna de las dos cosas, ya que estaba lleno y no sacrificaban animales para el público. En consecuencia, Perry se enojó mucho y fue filmada por un transeúnte lanzando al desvalido animalito al maletero del auto.

La mujer obliga a Neptuno a entrar en el maletero

“Cualquiera que sea capaz de hacer algo así con un animal, lo puede hacer finalmente con un ser humano, así que no tengo ningún remordimiento por encerrarla o simpatizar con cualquier excusa que pueda tener por sus acciones», declaró Ivey.

La mujer fue liberada tras pagar una multa de 2,000 dólares e hizo su comparecencia inicial en la corte el viernes pasado. Pocos días después volvió a las redes sociales para decir abiertamente que la gente había tomado todo mal, que había sido “una broma” y que la víctima ahora era ella por los ataques que estaba recibiendo por lo que había pasado.

El trato de estas características hacia esta o cualquier otra inocente mascota no tiene absolutamente ningún sentido y solo se puede atribuir a alguien sin escrúpulos, ni compasión por los animales y, francamente, ni siquiera se le debe permitir tener una planta, mucho menos un compañerito peludo.

Sean las mascotas de tu casa o los animales de un circo, todos estos seres merecen respeto. Cualquier acto en contra de su integridad y su salud debe ser juzgado y duramente castigado, tan solo por el hecho de tratarse de un ser vivo.

Comparte esta historia con tus familiares y amigos y recuerda que los animales tal vez no hablan, pero sienten; tampoco odian, y se supone que somos mucho mejores que ellos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!