Una perrita adoptada suplica con desesperación que no la saquen a pasear, teme ser abandonada

Si estás pensando en adoptar un perro que se encuentra en un refugio, o ha estado en las calles por mucho tiempo, debes tener en cuenta que, seguramente ese animalito tendrá traumas que solo tú, con amor puedes ayudarle a sanar.

Tal es el caso de Branquinha, una canina quien debió haber vivido un verdadero infierno en las calles, ya que, a pesar de que ya cuenta con una nueva y cariñosa familia, se resiste a salir por miedo a ser agredida.

Olvidar el pasado no es tarea sencilla, requiere de tiempo y, así como ocurre con nosotros los humanos, también pasa con los animales que han sufrido tanto como es el caso de Branquinha.

Desde que fue adoptada de aquel albergue que la recibió, sus padres humanos notaron que algo no andaba bien con la perrita. Se dieron cuenta de su trauma emocional de inmediato, ya que a la canina no le gusta salir y se aferra a las piernas de su padre, como si un mal recuerdo se repitiera en su memoria.

Cada vez que intentan sacarla al parque su rostro cambia. Se torna desconfiada y huidiza de las demás personas. Obviamente, sufrió demasiado, y es por eso que lo que menos le apetece es salir de la seguridad de su hogar.

Sin embargo, el amor y la entrega que brindamos a nuestras mascotas todo lo puede. De hecho, poco a poco y con mucha dedicación por parte de sus cuidadores, João y Alecyana Camargo, Branquinha ha comenzado a trascender emocionalmente.

Se la ve mucho más relajada en unas tiernas imágenes difundidas a través de diversos medios de comunicación, y que se robaron el corazón de miles de usuarios. Ellos elogiaron la labor de João y Alecyana, cuidadores, padres y mejores amigos humanos de la perrita.

“Le compré un collar y se lo puse para pasearla y darle su primer baño. Entonces, miré cómo João, trató de caminar con ella y de inmediato lo agarró como diciendo: ‘Oye papá, por favor no me dejes’”, comentó Alecyana Camargo.

En el video compartido por la mujer, se observa a la peluda subirse al regazo de su papá João para evitar que la saquen de casa. En respuesta, recibe un “tranquila, mi amor, nunca te sacaremos de tu casa”.

Muy poco se sabe acerca de la causa de su terror hacia la gente. Su pasado es un completo enigma. Sin embargo, no es difícil deducir que debió atravesar por situaciones muy complicadas, ser tratada con desprecio y violencia durante los años que vivió en el oprobio de las calles.

“Lo único que logra calmar a Branquinha es el cariño de papá y la voz de mamá”, señaló João.

En verdad, mientras más nos encontramos con este tipo de casos que dañan a las criaturas más inocentes y vulnerables, más nos cuesta creer o tan siquiera imaginar cómo es que alguien se atreve a causar un trauma de por vida a estas almas nobles. Lamentablemente, esto pasa todos los días.

Comparte esta historia con tus amigos. Lo bueno de todo esto es que, por suerte para Branquinha, ahora se encuentra rodeada de una familia que la adora y, sobre todo, la respeta. Poco a poco y con mucho amor, estamos convencidos de que la perrita irá superando sus temores.