Una perrita ganas sus alas tras dedicar su vida entera a salvar y proteger pingüinos en peligro

No hay dolor más grande que la pérdida del ser amado, no solo de las personas, sino de las mascotas, quienes con su infinita ternura y fidelidad llegan para a demostrarnos el verdadero amor y a pintar nuestra vida de colores.

Desafortunadamente, la muerte es inevitable, y aunque nadie quiere despedirse de sus amadas bolas de pelos es algo que debemos enfrentar con el corazón roto y nuestros ojos inundados de lágrimas.

Nuestra hermosa protagonista era un Pastor de Maremma.

Esta es la historia de Eudy, una adorable perrita que ha cruzado el arcoíris tras dedicar su vida cuidando una colonia de pingüinos que estaba siendo fuertemente atacada por lobos.

Eudy, junto a su hermana Tula, salvaron a cientos de pingüinos de la extinción en Middle Island, cerca de Warrnambool, Australia.

Las más hermosas guardianes de Middle Island.

Ambas, se convirtieron en las primeras perritas guardianas entrenadas específicamente para proteger a la colonia de pingüinos. Trish Corbett, quien dirige el programa Middle Island, comentó al respecto:

“Eudy y su hermana, Tula, han sido el corazón y el alma del proyecto; son dos verdaderos héroes”.

Corbett aseguró que sin la ayuda de esta hermosa perrita no habría colonia de pingüinos que proteger.

Eudy falleció a la edad de 12 años.

Lamentablemente, tuvieron que decirle adiós tras 9 años de impecable servicio, dejando una profunda tristeza en quienes la vieron crecer y siendo feliz haciendo lo que más le gustaba.

Mira este precioso homenaje para Eudy, que hace llorar a más de uno:

Esta adorable perrita falleció luego de enfrentar una dura batalla contra el cáncer de hueso que afectó principalmente sus patitas delanteras. Corbett dijo:

“Siempre fue encantador ver lo emocionada que estaba de regresar a su isla después de un descanso. Tenía una hermosa sonrisa y siempre brillaba más cuando estaba allí”.

Sus cuidadores han decidido sepultarla en la isla que ella tanto protegió, descansará eternamente donde fue tan feliz.

Corbett ha destacado que en honor de quien en vida les dio tanto, han decidido realizarle un monumento público, aunque aún no se tiene la fecha de inauguración es un proyecto en el que ya están trabajando.

Eudy y su hermana, Tula, inspiraron la película “Oddball y sus Pingüinos”.

Corbett recuerda con nostalgia los últimos momentos de la perrita. Al respecto comentó:

“Los últimos días de Eudy los pasó en mi casa con sus seres queridos visitándola y se fue a dormir con el estómago lleno de pollo asado y una brisa fresca en la cara. Descansa en paz, hermosa niña”.

Nos alegra saber que en vida fue tan amada y consentida por todos. Estamos seguros que con sus tiernas patitas ha subido las escaleras al paraíso canino.

Un amigo fiel ha muerto pero la colonia que tanto cuidaba ha ganado un ángel. Cuando perdemos un perrito, dejan de estar a nuestro lado para vivir eternamente en nuestro corazón. ¡Comparte!