Una perrita rescatada no duda en arriesgarlo todo para salvar la vida de su hermano humano

La grandeza de los perros no tiene límites, son animalitos leales y agradecidos. Cuando son amados devuelven con creces lo que reciben y son capaces de arriesgar su propia vida por la de su humano. Athena es la prueba viviente de eso, en un momento en que su hermano peligraba, ella lo dio todo por salvarlo.

Athena es una hermosa pitbull que hace algunos años fue rescatada por una familia. Desde el primer momento, la recibieron con los brazos abiertos.

Jennifer Lenotte, la hermana de la perrita pasaba tiempo con ella, pero un día tuvo que irse a estudiar a otra ciudad.

Athena quedó muy triste porque estaba acostumbrada a la chica, se sentía sola sin su compañía. Isaiah, el hermano de la joven, se hizo cargo de la perrita y comenzaron a pasar más tiempo juntos.

“Jamás se aleja de mi lado cuando estoy en casa y siempre me está esperando cuando llego. No confío en ningún perro tanto como en ella”, comentó el joven.

Se hicieron inseparables y les encantaba realizar paseos juntos

Uno de los tantos paseos fue a la playa, se fueron muy contentos a pescar. La pasaron muy bien, la perrita se divirtió como nunca.

De regreso a casa el joven no se sentía del todo bien, y en pleno tránsito por una ligera colina la camioneta que conducía empezó a salirse de control, como pudo maniobró, pero finalmente colisionó contra un árbol del camino.

Vivieron momentos de angustia, Isaiah perdió el conocimiento por un momento. Cuando volvió en sí estaba aún en el interior de su auto, pero dentro del agua, había caído en un pequeño lago.

El sistema de seguridad del vehículo se había accionado y las bolsas de aire inundaron todo de humo. Isaiah temió que el auto pudiera quemarse, su instinto de supervivencia le indicaba que debía salir de inmediato, pero estaba lastimado, era muy difícil intentarlo.

La perrita no dudó en prestar ayuda a su adolorido hermano y logró rescatarlo

«Abrí la puerta del lado del acompañante y ella me sacó. Logró quitarse su arnés para arrastrarme y quedarse a mi lado, a pesar de que lo único que quería era alejarse del coche lo más pronto posible», contó el joven.

Como pudieron atravesaron la calle hasta que los padres se presentaron al lugar y los encontraron.

La madre tomó con ternura a la perrita en sus brazos para poder llevarla a casa porque no quería separarse de su hermano, quien fue llevado al hospital para ser atendido.

La perrita estaba bien, no sufrió ningún daño, y el joven regresó en buenas condiciones. El encuentro fue hermoso y muy emotivo. ¡Definitivamente los perros son seres maravillosos, que merecen todo nuestro amor!

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos, y disfruta al máximo de la compañía de tu mascota.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!