Vecinos denuncian a la mujer de 60 años que amarraba a su perrita con un alambre para castigarla

Ningún animal debería vivir sin libertad, mucho menos padecer de lesiones en su delicado cuerpo por el egoísta e irresponsable acto de ser amarrados con objetos que ponen en riesgo su vida, dejándolos sin respiración y rompiéndoles lentamente su corazón.

Tristemente, esto fue lo que vivió una perrita en Brasil, en un vecindario del Sector 6. Fueron varios vecinos los que contactaron de emergencia a la Policía Militar para alertar sobre una peludita que estaba recibiendo los peores tratos por parte de su humana.

Generalmente, las personas mayores son tiernas y amables, pero la humana de 60 años de esta perrita no estaba siendo nada dulce con ella. Por el contrario, la amarró fuertemente con un alambre que le causó severas lesiones en su piel, al no ser un material adecuado para sujetar a un animal.

Para beber solo tenía agua en estado de descomposición

Por si fuera poco, además de haberla amarrado de la peor forma, la mujer también la dejó prácticamente a su suerte en medio de su jardín, sin proporcionarle los cuidados y alimentos necesarios.

Al llegar al lugar, la policía se encontró con una lamentable escena. La perrita estaba sujeta con el alambre de 4 metros de longitud, al lado de la entrada de la casa y del muro que la mujer utiliza para criar gallinas.

Intentó justificar sus acciones diciendo que la perrita se comía las gallinas

Debido al alambre, la perrita presentaba diversas laceraciones en su zona lumbar; haciendo que su piel quedara expuesta a las inclemencias del clima y a terminar aún más lastimada con los objetos que la rodeaban.

Ante lo sucedido, el hijo de la mujer, que vive cerca de la zona, declaró que la perrita había sido atada porque se estaba comiendo a las gallinas de la casa y, además, afirma que todos los días él mismo le lleva agua y alimentos.

No obstante, para la Policía fueron claros los malos tratos de los que ha sido objeto la perrita, por lo que la Associação de Proteção dos Animais do Município de Ariquemes (AMAAR) acudió al lugar y se comprometió a cuidar de la peludita.

Por su parte, la mujer ha sido remitida a las autoridades correspondientes, en donde deberá hacerse responsable de sus malas acciones, pudiendo pasar hasta 5 años privada de la libertad, además de tener que cubrir una multa.

“¿Qué está pasando con la gente, por qué hacer tanto mal a los animalitos inocentes? Dios, te pido que nos hagas ser más misericordiosos con todas las criaturas que pusiste a nuestro alrededor”, comentó un usuario de las redes sociales.

Nada justifica que se ocasione un mal a un animal. Todos debemos velar por su bienestar, dado que ellos no pueden hablar ni defenderse por sí mismos.

Comparte este polémico caso con todos tus amigos y nunca dudes en ayudar a un animal en peligro.