Vecinos se unen para cambiar la suerte de la mujer que acabó viviendo con sus perros en la calle

¿Alguna vez te has preguntado cuál sería el mayor gesto de amor que harías por un desconocido? es posible que estés acostumbrado a realizar gestos de amor por las personas más cercanas en tu vida, pero en realidad, pocas veces salimos de nuestro metro cuadrado para arriesgarnos a ayudar aquellas personas que sin conocer necesitan de nuestra mano amiga.

Lynn padece de varias enfermedades por lo que gasta sus ahorros en medicinas.

Lynn Schutzman es una mujer de 70 años, viven en Rey de Prusia, Pensilvania, de todas las cosas posibles que le pasarían en su vida, nunca imaginó que ella y sus perritos se quedaría sin hogar cuando envejeciera.

Toda su vida trabajó como farmacéutica, contaba con un buen fondo de jubilación, pero tras la muerte de su esposo la mujer comenzó a enfermarse lo que hizo que sus ahorros se fueran agotando.

Chaucer y Chace es el nombre de los peluditos.

Desafortunadamente, Lynn tuvo que combatir una enfermedad tras otra, sobrevivió al cáncer de seno, tuvo problemas de tiroides, insuficiencia renal y varios accidentes cerebrovasculares.

Las incontables facturas médicas no permitieron que pagara su hipoteca o alquilara algún apartamento, por lo que no tuvo más remedio que vivir en su auto con sus dos perros.

A través de GoFundMe recaudaron $ 30.000.

Lynn no calificaba a una vivienda asequible, tampoco tenía algún familiar o amigo a quien acudir. Entrar algún refugio para personas sin hogar era casi imposible porque no le permitían mascotas y ella se negaba a abandonar sus amados perritos.

Por mucho tiempo, Lynn intentó ocultar su situación, en medio de la crisis ahorrar para poder pagar dos meses al mes una habitación en algún motel para poder ducharse.

Los vecinos utilizaron la aplicación Nextdoor para informar la condición de Lynn y ayudarla.

Afortunadamente, Melissa Akacha se dio cuenta de la terrible situación de la mujer, conmocionada le comentó a su vecina Jennifer Husband Elsier y ambas comenzaron a investigar el caso de Lynn.

Descubrieron que era una respetada mentora farmacéutica. Decidieron acercarse a hablar con la mujer de 70 años y escuchar directamente su historia.

Gracias a las donaciones el alquiler de Lynn esta pago por los próximos dos años.

Melissa y Jennifer le pagaron por varios días la habitación de un hotel, luego comenzaron a recaudar fondos a través de GoFundMe para asegurarle una vivienda permanente y otras necesidades.

Sorprendentemente toda la comunidad colaboró de una manera increíble, en pocos días habían reunido lo suficiente para trasladar a Lynn junto con sus perritos a un departamento.

Los voluntarios pintaron y decoraron el lugar con artículos donados.

Cuando Lynn entró al lugar no podía creer todo lo que habían hecho por ella. La mujer comenta al respecto:

«No hubiera sucedido sin estos ángeles. A veces, ya sabes, solo la amabilidad de los extraños marca la diferencia en la vida de alguien”.

Sin duda, el gesto de la comunidad es un gran ejemplo para ayudar a un vecino cuando más lo necesita. Gracias al apoyo de todos Lynn no tuvo que separarse de sus amados perritos y hoy disfrutan de todas las comodidades de un hogar. Un bello gesto de amor que sin duda merece ser compartido.

Comparte esta historia en tus redes para llegar a cada rincón del mundo y motivar a más personas a realizar un pequeño gesto a los más necesitados, que por muy pequeño que sea hace la diferencia.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!