Un veterinario advierte sobre los graves riesgos de ofrecerle una popular golosina a los perros

En Navidad es muy frecuente que nuestros amigos peludos reciban deliciosas golosinas y divertidos juguetes que disfrutan tanto como los seres humanos.

Sin embargo, un veterinario de Montana advierte que, si hay algo que no debería considerarse como un posible regalo para los amigos peludos son golosinas de cuero crudo.

Según el veterinario Jevon Clark, quien trabaja en la Clínica de Animales Kalispell de Montana, las golosinas de cuero crudo tienen asociado un riesgo para la salud de las mascotas.

Aunque el cuero crudo puede ser bueno para los dientes del cachorro y puede satisfacer su necesidad de masticar, el doctor Jevon con frecuencia advierte que no les den estas golosinas a los cachorros porque se pueden atragantar.

«Generalmente, a los perros les encantan las cosas suaves y pueden tragar grandes trozos que pueden pasar a través del esófago hacia el estómago, pero que se pueden quedar ahí atorados», explica el doctor.

Cuando estas golosinas se atascan pueden bloquear el intestino delgado y provocar complicaciones digestivas muy graves, o en el mejor de los casos pueden permanecer en el estómago sin romperse.

“Y así tenemos que entrar y sacar los trozos de esas cosas», dijo el doctor.

El bloqueo intestinal en nuestros amigos peludos ocurre cuando ingieren algo sin masticarlo lo suficiente como para convertirlos en pequeños bocados que pasan de manera segura a través del intestino.

También pueden bloquear el paso de alimentos y líquidos a través del intestino delgado y si esto no es atendido con urgencia se puede interrumpir el flujo de sangre que va al tracto gastrointestinal.

Cuando esto sucede aparecen problemas aún más graves, e incluso puede ser fatales por una necrosis, que propicia que las paredes del intestino delgado se perforen con pequeños orificios donde actúan las bacterias fecales.

Fácilmente esto puede causar una peritonitis séptica, una infección extrema que desencadena una reacción en todo el cuerpo afectando rápidamente el funcionamiento de los órganos vitales del cachorro.

Si la mascota tiene algunos síntomas como hinchazón, deshidratación, vómitos, pérdida de apetito, diarrea y debilidad general es importante consultar al veterinario, porque pueden ser indicios de un bloqueo intestinal.

Lo recomendable es no perder el tiempo e ir al veterinario, quien se encargará de diagnosticar al cachorro e indicar el tratamiento a seguir.

Teniendo en cuenta todo esto los dueños de perros deberían considerar darles a sus perros juguetes para masticar de nylon o goma como alternativa a las golosinas y huesos de piel cruda.

Es menos probable que estos juguetes se rompan en pedazos muy pequeños como para que se los traguen, o muy grandes como para causar un bloqueo intestinal.

Comparte esta importante información con tus amigos, especialmente si tienen un cachorro en casa.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!