Viajan lejos de su país y no pueden pasar de largo ante un huerfanito que suplicaba un hogar

Taylor y Drew Woodard emprendieron una aventura de un año viajando por Nepal. Aunque sabían de sobra que este sería un viaje que cambiaría su vida, ganaron más de lo que podrían haber imaginado.

Taylor es una ávida amante de los animales y con frecuencia le pedía a su traductor, Harry, que se detuviera al ver a cualquier tipo de amigo peludo al costado del camino. Ya sea un perro, un gato o incluso un elefante, Taylor estaba lista para ofrecerle su amor. Al ver cuánto amaba esta pareja a los animales, a Harry se le ocurrió una brillante idea.

No pudieron negarse a recibir al pequeño Buda

Aproximadamente un mes después de su viaje, Harry se acercó a Taylor y a Drew y les dijo que les tenía una sorpresa. Luego los llevó a su casa en un pueblo local y los sentó en el sofá mientras esperaban ansiosamente el regalo desconocido. Antes de que lo supieran, Harry se presentó ante ellos con un pequeño cachorro blanco.

La pequeña bolita de pelos no tenía más de 3 semanas de edad, ya que sus ojos recién se habían abierto. Luego se enteraron de que la madre de este cachorro se había enfermado, y este pobre chiquillo necesitaba a un amante de los animales que lo cuidara y le ofreciera la atención que necesitaba.

Aunque la familia de Harry amaba a los animales, simplemente no entendían el trabajo que implica cuidar a un cachorro tan joven. La pareja sabía que tenía un desafío en sus manos, pero aceptaron con gusto al pequeño cachorro como suyo.

Taylor y Drew pronto llamaron al adorable cachorro Buda, que significa «anciano» en el idioma Nepali, para honrar sus raíces nepalesas. Pasaron el siguiente mes alimentando a Buda durante todo el día y dándole atención médica y amor todo el tiempo, era justo lo que necesitaba para prosperar.

Buda comenzó a crecer y en poco tiempo se convirtió en un cachorro maravilloso. Su hermoso pelaje blanco se volvió largo y sedoso, y pronto superó el tamaño de su madre y su padre. A medida que pasaba su tiempo en Nepal, Buda acompañó a la pareja en cada aventura que emprendieron.

Buda viajó por el Himalaya, caminó por la jungla, se sumergió en las atracciones turísticas, paseó por las grandes ciudades, los acompañó en aventuras en cascadas y amó cada minuto de sus aventuras juntos.

Este huerfanito resultó ser perfecto para la aventura

Cuando el tiempo de la pareja en Nepal llegó a su fin, sabían que tenían que comenzar el proceso de preparar a Buda para regresar a Estados Unidos.

Taylor había escuchado historias de horror sobre el difícil proceso de llevar un cachorro a los Estados Unidos y estaba preocupada por tener que poner en cuarentena a Buda antes de su entrada al país.

Para asegurarse de que Buda pudiera ingresar fácilmente a los Estados Unidos sin riesgo de cuarentena, Taylor y Drew hicieron que Buda fuera examinado por cada veterinario con el que se encontraban.

¡Después de múltiples exámenes de salud y un montón de papeleo, Buda pudo ingresar a su nuevo país sin ningún problema!

Harry ahora está feliz en los Estados Unidos

Si te emociona la nueva vida de Buda en los Estados Unidos y la formidable historia que está detrás de su fabuloso viaje, comparte esta anécdota en tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!