Esta yegua se dio un chapuzón nocturno y luego se dio cuenta que no podía salir de la piscina

Nuevas sorpresas nos aguardan cada día que despertamos, pero de seguro este hombre no se esperaba una de este tamaño. Él se disponía a comenzar con su rutina diaria de la mañana, en su casa ubicada en Kent, Inglaterra, justo como lo hacía durante cualquier lunes.

Pero vaya que no sabía que este no sería un día regular, y es que cuando miró por la ventana, descubrió que había un caballo atrapado en su piscina. Era una pobre yegua que estaba tratando de salir sola, pero seguía resbalándose en el fondo de la piscina.

Todos se preguntaban cómo había llegado hasta allí

Su primera reacción fue entrar en pánico y es que el hombre no salía de su asombro, estaba muy preocupado de que la yegua pudiera haber pasado allí toda la noche y decidió llamar a la RSPCA para pedir la ayuda profesional que sabía necesitaría.

Por suerte la ayuda no tardó en llegar

Las personas encargadas de lidiar con el problema, fueron la inspectora Rosie Russon y el oficial encargado de la recolección de animales Brian Milligan, quienes se apresuraron a ir a la casa del hombre para evaluar la situación, y aun sabiendo a que se enfrentaban, todavía se sorprendieron al ver a una yegua gigante remar alrededor de la piscina.

«Claramente, ella estaba pasando mucho frío, el agua solo tenía alrededor de 1 metro de profundidad y a pesar de que sólo le llegaba al estómago, no pudo salir de la piscina por su cuenta, me preocupaba que tuviera hipotermia», dijo Russon en un comunicado de prensa.

Para lograr sacarla de la piscina tuvieron que utilizar un equipo especial que no tenía el personal de RSPCA

Por desgracia, los rescatistas no tenían el equipo necesario para ayudar a sacar a la yegua de la piscina y procedieron a contactar un servicio especializado en resolver estos casos, los bomberos del Kent Fire & Rescue Service, quienes diligentemente aportaron la asistencia adicional.

Después de tomar las medidas necesarias, los bomberos del condado procedieron a sacarla

Después de evaluar la situación ellos mismos, los bomberos pudieron preparar todo de acuerdo al peso y tamaño de la yegua, asegurando algunas correas alrededor de ella y realizando algunas mediciones del área para estacionar la grúa que la levantaría.

La levantaron lentamente fuera de la piscina y la pusieron sobre la hierba, donde finalmente estuvo a salvo

Después de tener a la yegua a salvo, sus rescatistas decidieron llamarla Ellie, por la campeona de natación paraolímpica Ellie Simmonds, y rápidamente la llevaron al veterinario para que la revisaran, donde se determinó que tenía alrededor de 4 años y aunque tenía un microchip, no estaba registrada, lo que significa que no había manera de rastrear de dónde venía.

«Ella tiene algunas lesiones leves en las piernas, generadas por la caída en el borde de la piscina hasta que golpeó el fondo, pero aparte de eso no ocurrió nada grave, ha tenido mucha suerte», dijo Russon.

Ellie está ahora bajo el cuidado de RSPCA en un establecimiento de internado privado, donde se quedará mientras se recupera físicamente de su terrible experiencia. Si nadie se presenta para reclamarla, sus rescatistas buscarán un hogar para ella una vez que sea lo suficientemente fuerte.

Aunque la ardua tarea llegó a su fin, todavía queda mucho trabajo por hacer con esta yegua

RSPCA

Es muy probable que Ellie se perdiera de alguna manera y terminara cayendo en la piscina mientras deambula sola en la oscuridad. Afortunadamente, fue encontrada por las personas adecuadas y ahora estará segura y cuidada hasta que encuentre un hogar perfecto para siempre.

¡Te invitamos a compartir esta historia con otras personas para que recuerden acudir a autoridades capacitadas cuando se encuentren con animales errantes!

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!