Pequeño yorkie comienza a ladrar cuando ve a un perro gigante abandonado en media carretera

Un adorable perrito de raza yorkie se ha convertido en un verdadero ángel guardián para un perro abandonado. El yorkie estaba con su familia en el auto en lo que parecía un paseo más cuando notó a un perro mucho más grande que él al acostado de la carretera.

El pequeño perrito comenzó a ladrar manteniendo la mirada fija, era como si quisiera alertar a sus dueños de lo que estaba viendo.

Perrito yorkie alerta a sus padres de un perro grande abandonado en la carretera.

yorkie

Angie y Brian conducían por la carretera cuando su perrito, Remmington, también conocido como Remi, comenzó a ladrar. De alguna manera supo que aquel perrito abandonado necesitaba ayuda, estaba notablemente asustado, el ruido de los autos aumentaba su miedo.

Ante esta escena, Brian detuvo el auto y caminó hacia el perro, intentó atraparlo pero el peludito se sintió intimidado y corrió. Incluso le lanzó algunas golosinas para llamar su atención pero no funcionó.

Todo indicaba que en el pasado algunas personas habían sido crueles con él, no confiaba por lo que sentía que huir era la única manera de sobrevivir. El hombre no se dio por vencido, cada pasó que daba lo alejaba más del perrito, por fortuna, otro auto se detuvo para ayudarlo.

Esto hizo que el asustadizo peludito se alejara de la persona que llegó para ayudar y acercara un poco más a Brian, lo que permitió que fuera atrapado de manera satisfactoria.

Finalmente, lograron que el perrito se montara a la camioneta, cuando vio a Remi se mostró dócil y muy receptivo.

Para la pareja este comportamiento por parte de su peludito fue realmente sorprendente, Remi no suele sentirse cómodo con otros perritos, por lo que verlo interactuar con otro can y mucho más grande que él fue una verdadera novedad.

Remi solía ser muy gruñón con otros perros, les ladraba constantemente y no se quedaba quieto, pero esta vez, estaba sentado en silencio junto al nuevo perro rescatado.

Era como si se conocieran de antes, o como si estuvieran destinados a pasar el resto de sus vidas juntos. Angie decidió llamar al nuevo integrante de la familia Bubbles, lo llevaron a casa, le dieron un buen baño y le acomodaron una suave camita para que pudiera descansar.

Si bien Remi es mucho más pequeño, no vaciló en dejar claro su carácter y demostrar quién es el hermano mayor. Increíblemente, Bubbles respectó esta conducta.

Pese a ser muy diferentes los dos se llevaron muy bien, conocían sus límites y demostraron que podían ser los mejores amigos y hermanos perrunos. Esta adorable dupla tiene mucha energía, Remi al ser más pequeño parece hacer un esfuerzo mayor para ir al ritmo de su nuevo y condicional amigo.

La pareja estaba muy emocionada de haber rescatado a un perrito, pero no podían dejar de pensar que le perteneciera a alguien más.

Ellos como dueños de mascotas sabía que esto era desgarrador, así que decidieron dar a conocer su historia en 20 refugios, sin embargo, nadie los contactó para reclamar a Bubbles.

Era evidente que había sido abandonado por lo que hicieron oficialmente un miembro más de su familia. Brian y Angie comentaron al respecto:

“Siento que ayudó a completar nuestra familia. Ha traído tanta felicidad a nuestras vidas. Nos sentimos como los afortunados que tenemos la bendición de encontrar y poder dar un hogar feliz a un perrito”.

Un perrito puede ser ese ángel guardián para otro peludito abandonado y Remi lo fue para Bubbles.

Qué bonito es saber que son muchas más las personas dispuestas hacer la diferencia y llenar de color la vida los peluditos.