Sufrieron el mismo destino al ser abandonados en contenedores y una feliz coincidencia los unió

Un hombre del condado de Allen, en Wayne, Indiana, escuchó de pronto un sonido proveniente de un contenedor de desperdicios. Sintió curiosidad y al abrirlo, descubrió que un par de gatitos de pocos días de nacidos habían sido arrojados allí, dentro de una caja cerrada.

Rápidamente, el individuo llevó a los animalitos a EB Feline Rehoming, donde la voluntaria Barb se hizo cargo de los cuidados de estos chiquillos, a quienes comenzó a alimentar de forma manual. Roscoe y Rosebud (nombres con los que bautizó a los gatitos) respondieron muy bien a los cuidados.

Los gatitos aún no habían abierto los ojos

Gran familia de gatitos

A pesar de los avances de los chiquillos a Barb le preocupaba algo: nada es comparable a la alimentación y a los cuidados que puede suministrar una gata a sus pequeños, así que tendría que esforzarse al máximo para salir airosa de las primeras semanas de vida de estos gatitos huérfanos.

Mientras Barb se esmeraba en los cuidados de Roscoe y Rosebud, Abbi, director de la Sociedad Protectora de Animales del Condado de Whitley, recibiría una singular sorpresa en la mismísima puerta de su institución: al llegar al trabajo temprano en la mañana, había una caja improvisada.

Una improvisada caja fue hallada en la puerta de la Sociedad Protectora de Animales

Gran familia de gatitos

Ver lo que había dentro, le rompió el corazón: estaban nada menos que 11 gatos acurrucados. Se trataba de dos madres con sus respectivas crías. Por fortuna, explicaron en el refugio, todos estaban en muy buenas condiciones de salud.

Cuando Barb supo de la existencia de las madres abandonadas, se dirigió de inmediato a la Sociedad Protectora de Animales para ofrecerse como voluntaria y hacerse cargo de una de las madres. Ella tomó a Susie y a sus cinco crías. La otra gata, con sus seis gatitos, fue asignada a otro hogar de crianza.

Aunque fuese un trabajo duro tener a siete gatitos en casa, a Barb le vino muy bien dar acogida a Susie. Ella estaba convencida de que Roscoe y Rosebud tendrían más oportunidades si la gata los adoptaba y le brindaba la alimentación y los cuidados indicados.

Susie, la madre, es una gatita de 6 años

Gran familia de gatitos

La respuesta de Susie fue muy satisfactoria: «El técnico veterinario primero colocó a Roscoe allí, e inmediatamente comenzó a amamantar. Susie solo le lamió la cabeza. Luego Rosebud se colocó a su lado, y fue como: ¡Oh!, ¿qué? ¿son dos más?”

La dulce Susie los tomó como propios, y se convirtieron en una gran familia. Se estima que es una gata mayor, de alrededor de seis años, así que es probable que haya tenido muchos gatitos antes. Feliz por ella, ya que estos serán los últimos, pues como parte de sus cuidados será esterilizada.

Ahora son una gran familia de gatitos

Gran familia de gatitos

LoveMeow

Ahora estos siete gatitos y su madre, están a salvo y en vías de encontrar una buena vida. Por ahora, Barb no tiene que preocuparse demasiado por los cuidados de los pequeños, pues Susie es una madre excepcional. Llegado el momento, serán puestos en adopción.

Si te gustó la historia de esta numerosa familia gatuna, no te vayas sin antes compartir la anécdota con tus amigos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!