Cinco abuelas madrugan a las 4 de la mañana para cuidar a más de 1.000 perros como a sus hijos

Cinco mujeres mayores en Weinan, China, han asumido una responsabilidad masiva para salvar la vida de cientos de perros.

Hace seis años, una mujer llamada Wang Yanfang fundó un asilo para perros. Desde entonces, Yanfang y cuatro de sus amigas se han despertado cada día a las 4 de la mañana para alimentar a los perros que viven en este albergue.

Yanfang tuvo una iniciativa que salvó a cientos de animalitos

¡Las mujeres necesitan levantarse temprano porque tienen más de 1300 cachorros viviendo bajo su cuidado y necesitan preparar aproximadamente 400 kilos de comida para laas mascotas cada mañana!

Todas las mujeres tienen entre 60 y 70 años de edad, pero trabajan incansablemente para mantener a los perros alimentados y en las mejores condiciones de salud e higiene. Las mujeres no solo alimentan a todos estos peludos, sino que los cuidan, los bañan y les cortan las uñas y les brindan amor y respeto.

Cada día estas mujeres sirven una cantidad sorprendente de comida para estos perros

Trabajar con perros todos los días puede parecer un sueño, pero no siempre es fácil. Todas las mujeres han sido mordidas en cierto momento ya que no todos estos perritos son del todo sociables y no están acostumbrados a la presencia de personas.

Sin embargo, las mujeres no dejan que un par de experiencias negativas las disuadan de su importante trabajo. Están completamente dedicadas a sus perros y saben que todo vale la pena cuando se trata de salvar a una vida.

No sólo les alimentan, también cuidan su salud y su higiene

Su trabajo literalmente libra de la muerte a estos animales, ya que muchos de estos perros habrían sido llevados a la perrera para ser sacrificados si no fuera por este asilo. Por si fuese poco, estar bajo el cuidado de estas ancianas también libra a muchos de ellos de acabar en el temido mercado de carne de perro que caracteriza a numerosas naciones de Asia.

Algunos miembros de la comunidad están ayudando a estas mujeres en su causa, haciendo donaciones al asilo y apoyando su agotadora labor. El asilo se financia exclusivamente con donaciones y, como tal, depende de la buena voluntad de otras personas.

Estas mujeres están completamente dedicadas a sus cachorros e incluso eligieron pasar el Año Nuevo con su enorme familia peluda en lugar de participar en las celebraciones tradicionales de esta festividad.

Yanfang asegura que cada uno de estos 1300 perros son como sus hijos. No podría soportar la idea de perder a alguno de ellos o de verlos partir, aunque sería razonable que además de alimentarlos y cuidarlos, pudieran ubicar a algunos en hogares amorosos y responsables.

Yanfang ve en todos estos animalitos a su propia familia

Realmente Yanfang y sus amigas deberían ser una inspiración para todos nosotros. Estas ancianas son unas verdaderas heroínas y su desinteresada labor ha salvado cientos de vidas. ¡Esta historia merece ser compartida!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!