Su jefe lo despide por haberse detenido para rescatar a una gatita a punto de morir

Chris Small, un conductor de Norfolk Southern Railway, estaba trabajando en un patio de trenes en Louisville, Kentucky, cuando escuchó el llanto de un gatito que venía de la vía. Decidió investigar de inmediato.

Estaba oscuro y había dejado de llover, así que no podía ver nada. Comenzó a mirar alrededor mientras inspeccionaba los vagones. Chris esperaba encontrar un gato herido pero no estaba teniendo suerte.

Un polizón esperaba a Chris en el lugar menos imaginado

A medida que se acercaba a un vagón en particular, el maullido se hizo más fuerte y pudo escucharlo desde el interior del tren. Se agachó y, a través de un agujero en el suelo, pudo ver una cara pequeña.

De inmediato, Chris le dijo a su jefe que había un gatito en el vagón tanque y que tenían que poner el vehículo en la tienda cuanto antes para poder sacarlo. El supervisor de Chris le dijo que no. Que dejara al gato donde estaba porque él saldría solo, y que volviera a trabajar cuanto antes.

Chris pensó que sería muy poco probable que el pequeño gatito saliera solo de semejante aprieto. No sabía cuánto tiempo había estado atrapado, sin comida ni agua. Debía pensar en una solución lo más pronto posible.

La oficina de los servicios locales de control de animales había cerrado ya y no había nadie disponible para atender el caso. Chris no iba a dejar morir a un animal indefenso, así que se prometió a sí mismo que si el gatito todavía maullaba cuando terminara su trabajo, volvería y él mismo lo rescataría.

La hermosa historia de Chris y Little Promise está en este vídeo

Los gritos del gatito continuaron incluso después de que la jornada de Chris estuvo completa. Después de asegurarse de que el tren en donde se encontraba el indefenso animal no se iba a ir pronto, corrió a la tienda y compró unas pinzas para basura.

Utilizó la herramienta para limpiar la basura de la grieta donde había visto al gatito. Luego, encontró al pequeñito llorando junto a sus compañeros de camada que lamentablemente no sobrevivieron.

Dejar a este chiquillo a su suerte era prácticamente imposible

Logró agarrar al gatito. Con cuidado lo sacó, lo secó y lo colocó en el bolsillo de su traje. Él rápidamente se durmió, estaba caliente por primera vez en quién sabe cuánto tiempo.

Chris regresó a la tienda y su jefe le dijo: “Felicitaciones, tienes un gato pero probablemente no tienes trabajo”.

El héroe nombró a la gatita Promise, porque le prometió que volvería por ella si todavía maullaba. No podría vivir recordando sus gritos si la dejaba allí, así que cumplió su promesa y la llevó a su casa.

Al día siguiente, antes de su hora de llegada al trabajo, Chris recibió una llamada telefónica de su compañía. Le dijeron que lo habían despedido, que el caso estaba en espera de una investigación, y que si pisaba la propiedad, lo arrestarían por allanamiento.

A pesar de la injusticia, Chris siguió adelante con su idea de ayudar a Promise, así que llevó a la gatita a su primer chequeo en el veterinario y recibió la gran noticia de que la chiquita estaba sana.

Promise encontró el hogar que siempre había estado esperando

Se estima que Promise tenía alrededor de dos semanas de edad cuando fue rescatada, y se ha acostumbrado rápidamente a su nuevo hogar, donde además fue adoptada por el perro de Chris y su esposa Daisy.

Aún el caso laboral de Chris está en discusiones, pero de lo que sí podemos estar seguros, es de que Promise consiguió un hogar formidable. ¡Y todo porque una persona siguió el impulso de su corazón en lugar de obedecer una orden!

Este rescate tuvo un final feliz para la pobre gata en peligro de muerte, aunque a su héroe le costó su empleo, estamos seguros de que la vida le recompensará su noble gesto. Compártelo.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!