Después de 756 días en el refugio esta perrita de 9 años por fin consigue a alguien que la ame

No es ningún secreto que es más probable que las personas adopten a perros jóvenes cuando recorren los refugios de animales en busca de una nueva mascota. Esto deja en terrible desventaja a los perros mayores, y a los perros con problemas de salud, que se quedan en sus perreras.

A menudo, las esperas son demasiado largas y algunas de ellas posiblemente culminan con esas injustas condenas a muerte.

Rose tenía más de 2 años desde que la habían dejado en un refugio

Para una mezcla de Beagle y pit bull de 9 años llamada Rose, significó una espera de 756 días en la Sociedad Protectora de Animales del Condado de Scott sin un final a la vista, aparentemente.

La perrita tenía algunos problemas de visión y piel, por lo que la gente simplemente no la consideraba como opción. Como bien imaginas, algunas familias creen que no vale la pena llevar a una mascota con este perfil a casa, porque suponen que estará poco tiempo entre ellos y porque es una enorme responsabilidad hacerse cargo de un animalito enfermo.

Las aplicaciones de familias para adoptar a cachorros muchas veces son numerosas, pero con perros de cierta edad, que además presentan enfermedades o están propensos a ellas, la historia es muy distinta.

Los voluntarios y empleados de los albergues saben que hay que ser pacientes. Por eso, aunque los perritos estén confinados a sus pequeñas jaulas y en espacios realmente diminutos, tratan de hacerlos sentir lo mejor posible. Aún así, muchos de ellos se deprimen o viven atemorizados.

Rose había perdido la esperanza de tener un hogar hasta que el día de suerte llegó

Rose fue una de ellas. Su carácter era apacible y esperaba con resignación la llegada de ese día ansiado, pero los días y las semanas pasaban y pasaban y todo parecía indicar que las cosas no iban a mejorar para esta perrita mestiza.

Estuvo en el refugio durante un poco más de dos años, pero el día tan ansiado llegó. ¡Rose encontró a una familia formidable que quiso hacerse cargo de ella incondicionalmente, darle el hogar que merecía y llenarla de afecto.

Rose disfruta ahora de su nuevo hogar y de su nueva familia

La historia de Rose no solo llenó de alivio los corazones de los trabajadores del refugio, también sirvió para crear un poco de consciencia. Todos los días que pasó Rose en su jaula, 756 días, para ser más exactos, sirvieron de ejemplo para que las personas entendieran la importancia de ofrecerles un hogar a tiempo a ciertos animalitos.

El 22 de octubre, El Día Nacional de Hacer a un Perro Feliz en los Estados Unidos, la historia de Rose se dio a conocer, para hacer a las personas tomar consciencia acerca de las ventajas de darle una segunda oportunidad a un perro mayor… ¡Qué bueno que Rose fue la protagonista de una historia que tuvo un final feliz!

Todos los perros abandonados merecen la oportunidad de ser amados hasta su último suspiro y sin importar su condición. Comparte esta historia.

Más noticias sobre: