Gatito callejero casi ciego vagaba por las calles pidiendo ayuda hasta que alguien lo escuchó

Hay que tener un corazón muy duro para darle la espalda a un diminuto gatito casi ciego que vaga por las calles solo y hambriento, en busca de un poco de ayuda.

Este pequeñín estuvo deambulando de un hogar a otro, hasta que una vecina de Palm Beach, Florida, decidió tenderle la mano. El gatito estaba en terribles condiciones y aunque ella pensó que un poco de comida lo aliviaría, el chiquillo ni siquiera tuvo fuerzas para comer.

Ronco, débil y triste, este pequeño tuvo un mal comienzo en su vida

BIGOTES

Entonces supo que debía recurrir a la ayuda de un especialista. Pidió ayuda en línea y Carmen Weinberg, la fundadora de Animal Friends Project, acudió a su llamado

El gatito, que se negaba a comer y no paraba de llorar, estaba casi ciego por una infección en sus ojos, tenía buena parte de la piel cubierta de sarna y otros problemas de salud.

Poco a poco, Bigotes comenzó a aceptar la comida

BIGOTES

Carmen fue en busca del pequeño y apenas lo llevó a su casa de cuidados temporales, lo colocó en una almohadilla térmica y de inmediato se dirigió a la cocina para preparar un poco de fórmula especial para alimentar a gatitos huérfanos.

Cuando regresó, se dio cuenta de que al pequeño le había sentado bastante bien el calor, pues el esposo de Carmen le había ofrecido un poco de comida húmeda y él no se pudo resistir.

Mira la historia de Bigotes a través de este tierno video

Esa noche ese gatito dormiría con el estómago lleno. Carmen le aplicó algunos baños médicos para iniciar el tratamiento contra la sarna y el pequeño durmió en un lugar apacible, tranquilo y sumamente cálido.

Al chiquillo le pusieron Bigotes. Estaba tan agradecido por todos los cuidados, que ni siquiera se quejó cuando comenzó a recibir tratamiento para sus ojitos, que debido a una avanzada infección, casi se quedan ciegos.

Bigotes casi pierde la vista por completo

BIGOTES

La vista de Bigotes poco a poco se aclaró y como sucede con muchos gatitos en su condición, pronto su personalidad comenzó a aflorar.

Además de buscar el afecto y el calor de los humanos, y de ronronear con enorme gratitud, comenzó mostrar su faceta exploradora y a hacer algunas travesuras.

Tras un buen baño, su apariencia dio un cambio

BIGOTES

De ese gatito mugriento de Palm Beach no queda ni la sombra. Ahora bigotes tiene un pelaje saludable y una mirada completamente cristalina. Con la alimentación adecuada y el debido amor, este pequeñín ha salido adelante y ha logrado contar su historia.

Cuando llegó a manos de Carmen ni siquiera pesaba 400 gramos, ahora está lleno de energía, despierto, juguetón y saludable, esperando crecer un poco más para encaminarse a su hogar definitivo.

¡Mira cuán saludable y feliz se ve ahora Bigotes!

BIGOTES

Si te gustó la afortunada aventura de Bigotes, no dejes de compartir su historia con otros.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!