Hombre ayuda a un bebé alce exhausto a cruzar la calle para intentar reunirse con su mamá

El alce es uno de esos animales salvajes que evitan el contacto con los seres humanos tanto como sea posible, sin embargo, pueden terminar en situaciones un poco peligrosas donde es necesario la intervención de algunas personas para ayudarlos a salir del infortunio en el que se ven atrapados.

Esta es la historia de un pequeño alce que estaba agotado y atemorizado porque se había separado de su madre.

En Alaska los alces son considerados los reyes del bosque.

El incidente ocurrió en Anchorage, Alaska, cuando una madre alce estaba intentando cruzar con su cría al otro lado de la carretera, si bien la madre cruzó con éxito la pequeña cría quedó atrapada.

El bebé alce se quedó al otro lado porque sus patitas eran muy cortas y la barandilla era alta. Ante la situación que lo ponía en peligro y lo dejaba desamparado, sintió miedo. Era extremadamente difícil para el animal llegar a salvo al encuentro con su madre.

Al verse solo e indefenso se puso muy nervioso, para esta cría era casi imposible llegar hasta el otro lado si no recibía ayuda. 

Además, era muy vulnerable y dependiente, no resistiría mucho tiempo sin el cuidado y la protección de su madre.

Las alces madres dan a luz a uno o dos crías entre mayo y junio.

alces

Fue entonces cuando apareció un hombre llamado Joe Tate, quien sin dudarlo se atrevió a acercarse hasta la cría y pasarla por encima de la barandilla para que pudiera reunirse con su madre. El rescatista comentó al respecto:

“Estaba cansado. Era muy pequeño, tal vez tenía una semana y media”.

El hombre destacó que consideró llamar al servicio de vida silvestre, pero le preocupaba que fuera atropellado antes de que llegaran.

Tate es un veterano militar, amante de naturaleza y guía de caza, su experiencia en la vida silvestre le permitió ayudar a la cría.

Sabía que era un rescate complejo y riesgoso, pero estaba dispuesto a lo que fuese para poder salvar a aquel animalito que esperaba ayuda para reencontrarse con su mamá.

Agregó que fue una misión un poco peligrosa porque la madre alce lo pudo haber visto como una amenaza, o rechazar a la cría cuando lo tuviera cerca después de haber hecho contacto con él. Al respecto comentó:

“Funcionó de la mejor manera. Y podría haber salido mal, lo entiendo y lo sé. Pero fue lo mejor y valió la pena el riesgo que tomé”.

Las increíbles imágenes fueron capturadas por Andrea Bock, quien tuvo la oportunidad de estar lo suficientemente cerca para registrar el momento.

“Un caballero del carril norte del tráfico vino y le dio la ayuda a la cría. Esperó el momento justo en el que la madre estaba al otro lado de la autopista.

El tráfico bloqueó su vista mientras rápidamente agarraba la cría y la colocó sobre el ferrocarril de regreso con su madre”. Dijo Andrea.

Afortunadamente, todo salió bien y la cría pudo reunirse con su madre. Fue un encuentro que permanecerá en la memoria y el corazón de quienes fueron testigos de la hazaña del solidario hombre que ayudó al pequeño alce.

Posteriormente, Alaska Wildlife Troopers informó que manipular la vida silvestre es un delito menor, pero al tratarse de una buena acción no procesaron cargos judiciales contra él.

Nos alegra saber que la historia del alce tuvo un final feliz, y que hay personas en el mundo dispuestas a ofrecer ayuda a los animales que lo necesitan reconociendo que su vida también es valiosa.

Ayudar a un animalito vulnerable siempre será una prioridad, si no tienes las habilidades para ayudarlo llama a personal calificado pero nunca lo abandones.