Un taxista de perritos graba hermosos vídeos con sus traviesos pasajeros

Todo dueño de mascota sabe lo difícil que es ir con sus peludos a ciertos lugares en los cuales no son bienvenidos o, peor aún, tomar un taxi o cualquier otro medio de transporte público.

Muchos conductores rechazan a los pasajeros de cuatro patas por temor a que ocasionen daños en sus vehículos. Sin embargo, en Brasil hay un hombre amante de los animales que solo admite transporta a este tipo de clientes. 

Su nombre es Bernardo Azevedo y conduce un taxi para perritos.taxi

A través de un vídeo en redes sociales que ya se hizo viral, salió a relucir la historia de este generoso hombre de 47 años, que ahora se dedica a transportar a los pasajeros más especiales que puedan haber: los perritos.

Según relató su hija Luisa Borges, su padre conquistó un sueño jamás imaginado y ahora es el fundador del conocido Taxi dog. Se trata de un servicio que lo mantiene animado y lleno de energía.

Para él sus clientes son lo más importante.

Azevedo perdió su trabajo hace más de un año y desesperado por la situación tomó su vehículo y comenzó a trabajar como transportista en las calles de Río de Janeiro, tal y como lo hacen muchas personas en el mundo.

En principio jamás imaginó convertirse en el chófer de ningún perrito hasta que un día un buen cliente se lo propuso. Resulta que esta persona sabía lo cariñosa que era Bernardo con los animales y que, a diferencia de otros, sí dejaba subir mascotas a su taxi, así que le pidió hacer un viaje exclusivo para su perro.

Ese sería el primero de muchos perros que se subirían al vehículo.

Poco después esa misma persona les recomendó el servicio a otros conocidos y poco a poco Bernardo fue ampliando su cartera de clientes caninos.

Para el hombre era mucho más divertido viajar con este tipo de pasajeros en el taxi que con personas en ocasiones maleducadas. Los perritos siempre están alegres y curiosos así que terminan por contagiarle esas energías. 


Como parte del servicio, Bernardo suele cantarle a sus pasajeros y de este modo logra mantenerlos tranquilos.

Algunos de ellos son bastante tímidos así que las pistas musicales que el hombre les coloca, así como su voz los relaja bastante. Precisamente sobre estos tiernos momentos son los vídeos que el Bernardo comenzó a compartir con su hija.

Este taxi no es solo un transporte, sino un espacio de seguridad y confort para los peludos.

Conmovida y orgullosa por la labor que hace su padre, Luisa compartió en redes las grabaciones del taxi dog pero jamás imaginó la repercusión que esta tendría. Resultó que muchas personas en Internet se conmovieron con la historia y además elogiaron a Bernardo por su hermosa labor. 

La verdad es un servicio bastante importante para todos los dueños de mascotas y este hombre lo ha hecho realidad.

Este es sólo uno de los valiosos comentarios que los usuarios están haciendo sobre el taxi dog.

“Cada vez que veo historias de gente que en verdad quiere a los animales, es un ejemplo para muchas personas. Que Dios bendiga hoy y siempre a este Ángel en la tierra, todavía falta que las personas entiendan que los animales son seres inofensivos que merecen amor, cariños y respeto”, escribió en Facebook Martha Cristina.

En las imágenes, Bernardo aparece con hasta tres clientes al mismo tiempo y nosotros nos asombramos por el nivel de confianza que ya le tienen estos perritos que viajan tranquilos.

Aunque se trata de un trío de cachorros curiosos, en la siguiente grabación se aprecia cómo el hombre lleva el control de la situación.

No puede existir un mejor trabajo que este.

Después de pasar la angustia de no tener empleo, el nuevo trabajo de Bernardo no solo le da liquidez financiera sino que lo mantiene bastante feliz. Para él este ha sido el mejor empleo que ha tenido en toda su vida y no está dispuesto a dejarlo, así como seguro sus peludos clientes tampoco desean que se retire.

Quizás su idea sirva de ejemplo a otras personas generosas que se animen a prestar también este tipo de servicios. Bravo, Bernardo, por hacer el bien y convertirte en una inspiración.