Un obrero interrumpe su trabajo para acercarse a un caballo en la calle mientras era grabado

No hay que ser un artista, deportista o un cantante famoso para brillar en Internet. La verdad es que las redes sociales se encuentran invadidas por un ejército de historias de empatía hacia los animales que nos devuelven la perdida en la humanidad.

En días recientes, apareció un video que conmovió hasta sus cimientos los cientos de miles de corazones de quienes pudimos ver cómo un hombre quien trabajaba en una obra en la calle detuvo la faena cuando un caballo sediento se le acercó , como tratando de que entendiera que Necesito de su ayuda.

El sujeto le brindó al equino un poco de agua y atención. Las imágenes fueron captadas por casualidad en las inmediaciones de una calle ubicada en la ciudad de Sao Paulo, en Brasil.

La verdad es que todo fue inesperado, seguramente el hombre no sabe que estaba siendo grabado. El hecho es que su gesto no para de generar comentarios en las redes. 

El caballo agradeció que se acercara a aliviar su sufrimiento en ese momento

caballo

La publicación en Instagram del usuario @ivanisegasparim, se llenó de elogios y aplausos por parte de los usuarios de todo el planeta. Cientos de miles de veces compartidas, múltiples puños alzados y comentarios positivos poblaron el clip captado por Felipe Bandeira en minutos.

“Dedicarle ese momento al equino hizo la diferencia”, dispara un internauta.

Por otro lado, y como es evidente, el nombre de nuestro heroico protagonista aún es un misterio . Lo importante es que su buena acción e identificación plena para con un ser en dificultades, más vulnerable, fue suficiente para que se le celebrara en todos lados.

Tampoco se sabe a ciencia cierta cómo fue que el caballito llegó al encuentro del trabajador. Sin embargo, el hecho es que antepuso la necesidad del animal sufrido a sus labores y se tomó el tiempo necesario para asegurar que el animal saciara su sed y se calmara.

El caballo realmente disfrutó y agradeció el agua fresca que pudo haberle salvado la vida.

Acercándole un poco de su propia agua contenida en un recipiente de color azul aquel hombre tuvo este noble detalle que hace del video algo tan conmovedor.

Le dio de beber al caballo pacientemente en un cuenco, sin esperar nada a cambio. Su mayor recompensa fue calmar la sed del sediento animal.

Necesitamos más personas así en el mundo, capaces de sensibilizarse ante el dolor de los animales y actuar en la defensa de sus derechos y velando por su bienestar. Siempre hay maneras de ayudar, solamente hay que permanecer atentos a nuestro alrededor y tener una mirada compasiva hacia el sufrimiento de esos seres inocentes.

“No se sabe cómo llegaron a sucederse los hechos, ni por qué, pero lo hermoso de todo esto es que, al ver a un animal en una situación de necesidad, un hombre abandonó por un momento su propio trabajo y el caballo recibió la ayuda que necesita”, se lee en otro de los comentarios.

Debido a lo delgado y sediento del equino es posible suponer que se perdió de un rancho cercano y, quizás allí también haya sido tratado de mala manera.

Esperamos estar equivocados o que las autoridades tomen cartas en el asunto para ayudar al animalito en caso de ser necesario. El cabello no se merece sobrevivir en esas condiciones tan peligrosas y deplorables. 

Son precisamente estas muestras anónimas de amabilidad las que nos sacarán adelante a todos. Vale la pena enseñar a nuestros hijos con ejemplos como este el verdadero valor de la humanidad, aplaudimos el gesto de este humilde trabajador.