Perrita asustada dejada en la carretera corre llorando hasta los brazos de su salvadora

El abandono animal será siempre algo imposible de aceptar, la gente no sabe el daño que le hace a sus mascotas con estos actos y en esta ocasión, una perrita nos revela el trauma que significa para ellos pasar por este rechazo.

Sola, a un lado de la carretera y temblando del miedo, fue hallada esta cachorra, y la grabación de su rescate se ha vuelto viral en las redes sociales.

La perrita corrió hacia una desconocida para pedirle ayuda.perrita

Georgiana Neagu es una rescatista independiente que vive en Rumania, su amor y respeto por la vida animal la llevan a estar siempre dispuesta a ayudar cuando se alguna criatura la necesita. Por eso, la mujer no dudó en detenerse a un lado del camino el día en que vio a una perrita vagando sola por la vía. 

Pero además de ayudarla decidió grabar el momento.

En el vídeo se observa a la peluda correr desesperada hacia la cámara como si supiera que quien graba es su única esperanza para terminar con esa pesadilla.

Aunque la cachorra parecía convencida de que iban a ayudarla, en el momento en que finalmente se encuentran y Georgiana intenta acercársele la pequeña, comienza a temblar de terror. 

Era innegable que había sufrido algún tipo de maltrato que destruyó por completo su confianza hacia los humanos. 

La peluda, que fue bautizada como Paula, no paró de llorar en el momento del rescate. De algún modo le suplicaba a la mujer que no la lastimara como ya lo habían hecho otros en el pasado.

Sin duda que esta situación rompió el corazón de la rescatista que no dudó en compartir el vídeo en internet para hacerle un llamado de atención a las personas sobre el daño que le provocan a los animales al momento de abandonarlos.

Ellos no merecen pasar por una situación así.

Ese instante fue tan difícil y decisivo para la perrita que terminó abriendo su corazón a la buena mujer, quien finalmente logró rescatarla. 

«Con miedo, pero con la necesidad de confiar en alguien. Cuando la vi, supe que tenía que llevarla a casa conmigo. El amor incondicional puede curar cada corazón roto. Se sentía segura en mis brazos», dijo Georgiana.

Sin duda que el amor y la paciencia todo lo curan, más en corazones tan nobles como el que tienen los peludos. Una vez en casa, la rescatista facilitó todo para que esta perrita lograra adaptarse y comenzó a buscarle una nueva familia que aprenda a valorarla y la haga realmente feliz.

La búsqueda todavía continúa y confiamos en que esas personas lleguen pronto.

Mientras esto sucede, la perrita sigue al lado de su rescatista, pues Georgiana prometió no separarse de ella. Una criatura que ha tenido un principio difícil en su vida no merece sentir más rechazo y por ello la mujer le da todo su amor.

«Se llamaba Paula. Ella todavía está conmigo hasta que encuentre un hogar. Tiene alrededor de 11 meses y es un amor», dijo la rescatista.

Aunque se desconocen detalles sobre la antigua familia de esta perrita o lo que le sucedió en el pasado, su desconfianza delata los posibles abusos que tuvo que soportar.

Por fortuna, la peluda es ahora mucho más feliz y segura, tras unas semanas en casa tanto amor la hizo florecer y todo lo amargo es parte de su antigua historia.


Aunque este caso haya tenido un final feliz, lo que más nos conmueve es saber que como Paula, muchos peludos tiemblan de terror por el daño que le han hecho las personas. Esto no es justo y debe cambiar pronto. Por eso, no dudes en rescatar, salvar y adoptar a criaturas indefensas como ella. 

Si nosotros no los ayudamos ¿quién lo hará? Por favor coopera y no seamos más parte del abandono animal.