Perrito obligado a ir al veterinario no está dispuesto a perdonar a su dueño tan fácilmente

Los que amamos a las mascotas, queremos lo mejor para ellos. Una buena vida no solo se basa en recibir amor, ser bien alimentados y tener una buena higiene…

También hay que tomar en cuenta la salud y ya sabemos que para tener a un perro o a un gato saludable, hay que llevarlos al…

El amoroso Chops luce un poco serio hoy… ¿qué será lo que le ocurre?

¡Sí, al temido veterinario! Aunque esto suponga un bienestar y aunque la evaluación a tiempo de un especialista ha salvado muchas vidas, esto no hace que los perros o los gatos acepten ir a un chequeo médico felices de la vida.

No. Ir al veterinario supone un problema para ellos porque los hace sentir tensos, nerviosos y los expone a una serie de rutinas un poco molestas.

¡Definitivamente no hay nada peor que dar una vuelta por el veterinario!

Chops lo sabe de sobra. ¿Quién es Chops? Pues el simpático bóxer que protagoniza esta historia. Sabemos muy bien que esta raza es una de la más amorosas que existe, por eso no es de extrañar que muchos se sorprendan al ver la frialdad de este perrito.

El berrinche de Chops, que puedes ver a continuación, se hizo viral en Internet

Owner Put In The Doghouse By Sassy Dog

When he's still mad you took him to the vet.

Publiée par LADbible sur Dimanche 1 novembre 2015

Este adorable perro vive en el Reino Unido junto a su dueño y, ¿adivina qué? Como a la gran mayoría de las mascotas no le gusta ir al veterinario. Sin embargo, su amo que es un sujeto responsable, quiere que la salud de su mascota esté bien, a pesar de lo mucho que le moleste ir a hacerse una revisión.

Chops fue a una de sus acostumbradas incursiones al veterinario y al llegar a casa, no era el mismo perro de siempre. Su amo, cuyo nombre desconocemos, notó que el bóxer se negaba a bajar del auto. Permanecía quieto en el asiento y con cara de pocos amigos.

Digno y orgulloso, Chops no olvidará tan fácilmente que lo llevaron al veterinario

Es bien sabido que nada emociona más a un perro que volver a casa tras haber estado fuera por un tiempo, pero Chops estaba realmente indignado. La razón era evidente: lo habían llevado al veterinario y él no perdonaría a su amo por eso.

El joven trata de convencer a Chops por todos los medios de que entre a casa, pero no hay forma de que el perro se mueva.

Por si fuese poco, evita hacer contacto visual con él, para hacerle entender que no será sencillo sacarlo de su enfado.

El video de Chops tiene millones de visualizaciones en las redes sociales y es fácil entender el por qué: es sencillamente adorable. Si dudas de que los perros entiendan algunas emociones, basta ver esto para convencerse de que esto no es cierto.

Su mirada de indignación lo dice todo, ¿no lo crees?

¡Si deseas sacarle una sonrisa a tus amigos, comparte con ellos el divertido video de Chops!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!