Perros bulldog escuchan llorar a un gatito bebé que perdió a su mamá y no pueden pasar de largo

Beth Walden de Florida no lo pensó ni un instante cuando alguien en Facebook publicaba acerca de la existencia de un gatito huérfano que necesitaba ayuda. El pequeño fue encontrado abandonado en las calles y necesitaba a alguien para rescatarlo.

Beth respondió de inmediato y se ofreció a ayudar. Ella y su hija fueron a buscarlo a la mañana siguiente. El gatito tenía mucha hambre. Inmediatamente se dirigieron a la tienda más cercana para obtener un sustituto de leche de gatito y todos los suministros que necesitaban.

Tiny Pants necesitaba demasiados cuidados

Ambas decidieron llamarlo Tiny Pants y no tardaron en darse cuenta de que se trataba de un verdadero luchador. Comió cuanto pudo el primer día, demostrándole a sus rescatadoras que estaba lleno de vitalidad y de una gran voluntad para vivir.

Beth estaba preocupada. Sus ojitos no estaban abiertos y aún tenía el cordón umbilical, por lo que el gatito había quedado sin madre a solo días de su nacimiento. Cuando la rescatista y su hija llegaron a casa, sus perros escucharon el llanto del chiquillos.

Los tres perros quisieron saber de inmediato quién era el invitado y Beth decidió presentarles al frágil gatito, cuidadosamente. De inmediato Frenchie, la única hembra de esta familia perruna, se encariñó con el huerfanito.

Es como si la perrita hubiese decidido que si este chiquillo necesitaba de una madre, la misión era para ella. Aunque Frenchie parece ser una de las más amorosas con el pequeño Tiny Pants, es innegable que los perros de Beth han sido excepcionales con el gatito.

Este video demuestra la bella relación que este gatito construyó con sus compañeros perrunos

Apenas él llora pidiendo comida o atención, las mascotas de Beth acuden de inmediato al llamado, no importa en qué lugar de la casa estén. Los primeros días fueron los más duros, pues el chiquillo necesitaba de la compañía de la madre y de los hermanos.

Beth no se separó de él ni un instante, quería que supiera que estaba acompañado. Tiny Pants fue venciendo las pruebas paso a paso, hasta que llegó el momento de abrir los ojos y ya puedes imaginar qué fue lo primero que vio. A su familia perruna.

Al escucharlo maullar, todos los perros de Whitney acuden de inmediato al llamado

Tiny Pants comenzó a crecer y llegado el momento, Beth le permitió al huerfanito pasar más tiempo con sus perros y acurrucarse con ellos, con la debida supervisión.

No podría estar mejor, en especial porque tiene a un equipo de guardaespaldas muy singular.

Estos perros han estado allí para Tiny Pants en cada instante y Beth aún no sabe si llegará el momento en el cual este chiquillo deba marcharse a su hogar para siempre o si, por el contrario, ya es un miembro más de esta familia.

Por ahora, él solo está concentrado en crecer y crecer.

Tiny Pants está feliz, rodeado de una gran familia perruna

Si la generosidad y dulzura de estos perros con este pequeño gatito llegó a tu corazón, comparte su historia con otras personas en tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!