La reacción de una gatita cuando alguien se atreve a sentarse en la nueva silla de escritorio

Esta adorable gatita de 5 años le encanta ser el centro de atención de su familia, tanto así, que cualquier objeto que sus dueños traigan a la casa ella cree que le pertenece.

La protagonista de esta historia es Yoshitsune, una hermosa y decidida gatita que sabe muy bien o que quiere, especialmente cuando se trata de reclamar lo que considera es suyo.

Reina, su madre humana dijo que Yoshitsune siempre se apodera de cualquier artículo nuevo que ellos traigan a casa. Yoshitsune cree que todo es un regalo para ella.

«A ella le gustan las cosas nuevas, se pone nerviosa e impaciente, sin embargo, ella entiende lo que la gente le habla», dijo Reina.

El último artículo del que se ha enamorado Yoshitsune es una silla de escritorio gris y blanca que su madre compró recientemente para el departamento.

A esta divertida gatita le gusta especialmente pasar su pata por el espacio estrecho entre el asiento y el respaldo para apoyarse en el cojín.

Desafortunadamente para Yoshitsune, tiene que compartir la silla con su padre, y realmente ella no está muy contenta con eso.

Ella ha empujado a su padre con su pata, ha intentado sacarlo del asiento presionando su cuerpo entre la espalda y la silla de tal manera que a su padre le resulte lo más incómodo posible estar sentado.

Esta adorable felina se ha apoderado de la silla desde que su madre la trajo y cada vez que su padre intenta sentarse Yoshitsune no duda en hacerle saber su molestia.

Reina capturó algunos de los momentos en la que su amada mascota defiende su territorio, y las publicó en las redes sociales, realmente son imágenes increíbles.

“La nueva pieza es mi lugar. Pero de alguna manera, mi papá siempre está sentado en el camino», fue el título que le dio Reina a las fotos publicadas.

Ella ha estado monopolizando la silla nueva desde el mismo instante que su madre entró por la puerta con ella. No duda en hacer todo lo que puede por interponerse entre su padre y su asiento especial.

Si todo lo demás falla ella hace el mayor de los dramas. La expresión de su cara revela el grado de su molestia en un intento por ganarse la simpatía de su madre.

Las protestas de Yoshitsune siempre surgen efecto y su padre la deja sentarse en la silla sin tener que compartirla.

Sus padres humanos saben que tan pronto compren su próximo mueble podrán volver a usar su «nueva» silla de escritorio.

No dejes de compartir estas adorables imágenes de esta ocurrente gatita.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!