Su perro reacciona al ver toda la superficie de su cabeza calva repleta de su queso favorito

Cortar las uñas de un perrito no es tarea sencilla. Por suerte, hay un montón de trucos en las redes para ayudar a todos los dueños de mascotas a lograr cortarle las uñas a los peludos. Como es de esperar, la mayoría de ellos involucran comida para distraerlos. Muchos utilizan galletas para perros o mantequilla de maní.

El perrito del vídeo apenas tiene un año de edad.

Un hombre de Williamsburg, Virginia; tuvo uno idea bastante peculiar. Greg Lee es el dueño de un hermoso perrito llamado Jax.

Jax se niega a que le corten las uñas. El sonido del cortauñas eléctrico siempre delata las intenciones de su padre y el astuto peludo corre por toda la casa para buscar un lugar donde refugiarse.

Jax es un perro crestado rodesiano, una raza africana de perritos con mucha energía.

Greg decidió usar su cabeza y pensar en una solución. Irónicamente, el mejor truco que encontró era precisamente valerse de su calva.

Primero, Greg intentó utilizar mantequilla de maní en su cabeza pero era demasiado grasosa para su piel. Intentaron con un par de cosas pero el gran amor de Jax por el queso fundido dejó muy claro cuál era la solución.

“Había días en los que lo intentábamos con un juguete pero luego mi hija bromeó y dijo que debíamos utilizar Cheese Whiz en mi cabeza”, dijo Greg.

Ahora, cada vez que llega el momento de cortar las uñas del perrito, Greg se llena la cabeza de queso fundido. Su mascota se da un enorme banquete mientras los demás toman sus patitas y cortan sus uñas.

El trabajo es en equipo ya que hay que ir llenando constantemente la cabeza de Greg con queso.

“Los perros rodesianos adoran correr así que hay que cortar sus uñas cada dos semanas”, dijo Greg.

Por suerte, su hija lo ayuda y se asegura de que el queso nunca se acabe hasta que logren dar la sesión de manicure por finalizada. En algunos momentos, parece que Jax se da cuenta de lo que está sucediendo y baja la mirada para curiosear qué es lo que hace su padre.

Por suerte, el olor del queso fundido es demasiado irresistible así que decide continuar disfrutando de la comida.

“Con este truco él no hace más que disfrutar de la comida y yo tengo el tiempo suficiente para concentrarme en una pata a la vez”, explicó el dueño de Jax.

En cuanto el vídeo se dio a conocer en las redes, se volvió muy popular. Muchos están encantados con la ingeniosa idea de Greg, aunque parece hecha sólo para calvos. Sea como sea, no hay duda de que Greg se merece un premio por su dedicación a la hora de cuidar a Jax.

¿Harías este truco con tu mascota? No dudes en compartir la maravillosa idea de Greg, puede ayudar a otro.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!