Salvó a un perro de las duras calles hace 17 años, no puede creer que tenga que decirle adiós

Siempre hemos admirado a las personas que rescatan y adoptan perros callejeros. Este tipo de personas tienen corazones muy grandes y se caracterizan por su enorme amabilidad.

El acto desinteresado de tomarse el tiempo y el esfuerzo necesario, para asumir la responsabilidad de cuidar a un perro necesitado, merece nuestra admiración.

Esta mujer llamada Jesusita es una de estas personas increíbles y maravillosas. Hace 17 años, un perro apareció en su puerta y cuando lo vio, supo que estaban destinados a compartir sus vidas.

Solovino llegó a la vida de Jesusita cuando ella menos lo esperaba

Jesusita no tenía mucho, pero no dudó en cuidar al perro. Llamó al perro Solovino, que significa «Vino Solo» en español. Solovino fue leal a Jesusita. Desde que se conocieron, nunca se apartó de su lado. Durante años, el perro siempre estuvo muy cerca de su dulce y fiel compañera.

A pesar de todo el amor que compartían, pasaron los años y envejecer es inevitable. Las dolencias comenzaron a aparecer con la edad de Solovino. Tenía artritis avanzada y le costaba mucho caminar.

Llegó el momento en que cada paso era doloroso para el perrito. Jesusita no quería que Solovino sufriera más. Entonces sabía que era hora de decirle adiós a su fiel amigo.

Kerry Armstrong, fundadora de Home Dog LA, recibió una llamada de una mujer que necesitaba ayuda para que su perro de 17 años pudiera cruzar el arcoiris y verse completamente libre del dolor.

Home Dog LA es una organización que ayuda a las familias de bajos recursos con sus mascotas, brindando apoyo económico. Como Jesusita no tenía mucho, sabían que tenían que ayudarla, especialmente durante ese momento tan triste.

Sandra Shadic, miembro de Home Dog LA, fue a la casa de Jesusita para ayudar a transportar a Solovino. Pero antes de llevarlo a la clínica, le dieron al perrito un regalo especial: los tres disfrutaron juntos de una hamburguesa. Esa fue la última comida de Jesusita con su fiel amigo.

Una hamburguesa fue la última comida que este par de amigos compartieron

Luego, llevaron a Solovino a la clínica. Y después de que Jesusita se despidió, el perrito se marchó a un lugar maravilloso, en el cual el dolor es inexistente.

Es difícil ver a nuestros mejores amigos peludos abandonar el mundo, pero también sería demasiado egoísta para nosotros aferrarnos a ellos incluso si ya están sufriendo.

Solovino vivió una vida feliz y amada de 17 años con Jesusita, y eso era todo lo que importaba.

Jesusita dice adiós a Solovino tras 17 años de amor y amistad incondicional

Comparte esta hermosa historia de amistad y lealtad en tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!